Excélsior/Agencias
"Este negocio en los últimos ocho meses está en auge", dijo Yossi Dina, presidente de su casa de empeño de objetos de lujo The Dina Collection, conocido en Beverly Hills como "El Prestamista de las Estrellas".
Beverly Hills, EU.- Un Kandinsky original, un lienzo del mismo puño de Andy Warhol, un simple Rolex o un Patek Philippe: las casas de empeño de Beverly Hills están recibiendo verdaderos símbolos de la abundancia, mientras la banca estadunidense deja sin crédito hasta a los ricos.

"Este negocio en los últimos ocho meses está en auge", dijo Yossi Dina, presidente de su casa de empeño de objetos de lujo The Dina Collection, conocido en Beverly Hills como "El Prestamista de las Estrellas".

La prosperidad que transmite Dina y otros colegas de oficio, contrasta con las caras largas de anticuarios para quienes "todo va mal" en las calles aledañas a Rodeo Drive, donde las tiendas de lujo son el principal atractivo.

"Ayer hice mi primera venta en más de un mes y fue a Michael Jackson, que vino con dos guardaespaldas y enmascarado, previo aviso de su agente, y me compró una estatua por cuatro mil 400 dólares", dijo David Delijani, un iraní que ve su negocio en picada.

Pero en materia de prestar dinero a cambio de anillos Cartier o reconocidas obras de arte, la historia pinta rosa y hasta ofertas de estatuillas Oscar dicen recibir los prestamistas, que muy a su pesar no pueden aceptar por el contrato que amarra a estos premios con la Academia que los concede.

"A personas de negocio, a gente de peso, los bancos no les están dando dinero pero ellos lo necesitan a corto plazo", dijo Dina en una oficina atiborrada de contratos de empeño por collares de diamantes, un Globo de Oro y donde cuelga una foto de él al lado de su amiga Liza Minelli. Dina asegura que está "viviendo un gran momento".