La jornada final de San Sebastián se cierra con dos crudas lecturas de la realidad
San Sebastian.- Dos películas con crudas lecturas sobre la realidad circundante cerraron la sección oficial del festival: "Padre Nuestro", donde el norteamericano Christophere Zalla aborda las miserias de la inmigración mexicana en Estados Unidos; y "Daisy Diamond" del danés Simon Shato, quien explora el lado más oscuro de maternidad.

"Padre Nuestro" marca el debut en la dirección de Zalla, un realizador nacido en Kenia que estudió cine en la Universidad de Columbia y que con esta obra -cuyo guión también firma- ganó el Gran Premio del Jurado del Festival de Cine de Sundance de este año.

Para este debut, Zalla se ha alejado de los esquemas del cine de americano, lanzando su mirada hacia dos jóvenes que llegan clandestinamente a Nueva York y rodando el filme en castellano.

Se trata de un filme oscuro, de tintas fuertes, que se ciñe a ese mínimo trozo donde se mueven los tres personajes, un submundo de hierros, calles sucias y vagabundos que sobreviven entre los transeúntes y en el que no hay espacio para la esperanza.

Entre los protagonistas, todos mexicanos, destaca Jesús Ochoa, que encarna al viejo emigrante clandestino.

"Hay muchas barreras en el mundo, ese es un tema de la película. La más peligrosa, para mí, es la práctica de mirar las diferencias entre las personas, no las semejanzas", señalo Christopher Zalla, quien ha querido hacer, precisamente, una película "sobre las barreras que separan a las personas y a los países", dijo.

Con el filme danés "Daisy Diamond" se dio por cerrada la competición. El joven Simon Staho, que ya compitió en el certamen de 2005 con "Bang Bang Orangutang", se introduce ahora en un tema de riesgo, el de los lados opuestos de la maternidad, cargando todo el peso de la película en la intérprete Noomi Rapace, una joven que lucha con todas sus ansias por ser actriz y, a la vez, por cuidar sola a su hija de pocos meses.