Mayté Parro
Monclova, Coah.- Plagada de irregularidades, según regidoras, fue inaugurado en el interior de la Ciudad Deportiva la Escuela Profesional de Futbol Soccer del Club Rayados de Monterrey, propiedad del cantante Pedro Fernández.
Regidoras panistas aseguran que el alcalde Pablo González vendió ilícitamente el inmueble municipal al artista, sin consentimiento ni del Cabildo ni del Congreso del Estado.

Rosa Nilda González Noriega y Elsa Borrego Cedillo, regidoras de la fracción de Acción Nacional denunciaron que el Alcalde no cumplió uno de los compromisos pactados en sesión de Cabildo, donde se acordó que entregarían en comodato por 30 años las canchas deportivas al Club Rayados de Monterrey a cambio de que los talentos de Monclova cursaran la carrera de manera gratuita o con becas para quienes menos tienen.

"Cuál fue nuestra sorpresa que al acudir a la Ciudad Deportiva como funcionario público y como ciudadano para estar en la inauguración de esta escuela no pudimos entrar, personal del Club Rayados nos dijo a los padres de familia que ya era propiedad privada, que el alcalde Pablo González les había vendido el terreno, cuando esto es ilegal, ya que es propiedad municipal", denunció Rosa Nilda González Noriega.

Los padres de familia y sus hijos se aferraron a la malla ciclónica de la Ciudad Deportivo, ya que deseaban entrar a realizar sus prácticas de soccer; su entrenador Joe lamentó lo sucedido, ya que los mandaron entrenar a una cancha de basquetbol, que representa riesgos de fracturas a los pequeños.

Las regidoras informaron que fue en una junta de Cabildo en la que se acordó entregar en comodato por 30 años solamente las canchas de futbol y que a cambio se darían facilidades de estudiar a los niños con talento que carecieran de recursos económicos, "pero el Alcalde sí vendió, lo convino a título personal, porque como regidoras no estamos enteradas", manifestó.

Explicaron que el comodato contempló que se daría clases a los niños sin recursos 20 horas por semana y que ahora se pretende que sean sólo 20 horas por mes.

Como parte del patrimonio municipal la Ciudad Deportivo no puede venderse ni traspasarse o enajenarse sin la aprobación primero del Cabildo y después del Congreso del Estado.