Fremont, EU.- Esta pequeña población de Nebraska se ha sumado a Arizona en el centro de un debate nacional sobre la inmigración ilegal después que sus habitantes aprobaron una ordenanza que prohibe contratar a inmigrantes indocumentados o rentarles propiedades, pero una impugnación legal en ciernes impediría su entrada en vigencia.
La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) ya ha prometido impugnar la norma aprobada el lunes por el 57% de los votantes de Fremont.

``Será difícil que una comunidad de 25.000 personas pueda enfrentar a todo el país y será muy costoso``, dijo el concejal Scott Getzschman, quien se opuso a la medida pero dijo que los gobernantes de la ciudad respaldarán los resultados.

La votación en Fremont es el capítulo más reciente de la turbulenta polémica nacional sobre la inmigración ilegal después de la ley aprobada recientemente en Arizona que obliga a la policía a interrogar a las personas acerca de su estatus inmigratorio si existe una ``sospecha razonable`` de que se encuentran ilegalmente en el país.

La medida de Fremont obliga a quienes desean rentar una propiedad a pedir una licencia a la ciudad. Las autoridades deben negar esa licencia a los solicitantes que se encuentren en el país ilegalmente. La ordenanza también obliga a los empleadores a verificar mediante una base de datos federal si un solicitante de empleo está autorizado a trabajar.

La ciudad, unos 80 kilómetros (35 millas) al noroeste de Omaha, ha conocido un fuerte aumento de su población hispana en las últimas dos décadas debido en parte a los empleos en oferta en las empacadoras de carne Fremont Beef y Hormel.

De ser aprobada, la medida requerirá que los posibles arrendatarios soliciten una licencia para rentar. El proceso de solicitud obligará a las autoridades de Fremont a revisar si los arrendatarios se encuentran en el país de forma legal, y si resulta que son ilegales no podrán tener la licencia para rentar.

La iniciativa también requiere que las empresas utilicen la base de datos federal E-Verify para asegurarse de que los solicitantes tienen permiso para laborar.