Los contactos del sospechoso del tiroteo en Fort Hood con un clérigo yemení nacido en Estados Unidos antes de la sangrienta masacre en la base militar texana son "inquietantes", apuntó hoy el secretario de Justicia Eric Holder.

El supuesto atacante, mayor Nidal Malik Hasan, un psiquiatra del Ejército, presuntamente intercambió correos electrónicos con Anwar al Awlaki, un imán radical nacido en Nuevo Mexico y predicaba en una mezquita en Virginia antes de trasladarse a Yemen.
Los contactos del sospechoso del tiroteo en Fort Hood con un clérigo yemení nacido en Estados Unidos antes de la sangrienta masacre en la base militar texana son "inquietantes", apuntó hoy el secretario de Justicia Eric Holder.

El supuesto atacante, mayor Nidal Malik Hasan, un psiquiatra del Ejército, presuntamente intercambió correos electrónicos con Anwar al Awlaki, un imán radical nacido en Nuevo Mexico y predicaba en una mezquita en Virginia antes de trasladarse a Yemen.

"Diré que en base a lo que sé hasta ahora, es inquietante saber que hubo esta interacción entre Hasan y otras personas", declaró Holder ante el Comité Judicial del Senado.

Holder precisó que las investigaciones sobre los motivos de Hasan continúan. El terrorismo no ha sido descartado. De acuerdo con diversos reportes, Hasan exteriorizó cada vez más seguido su recelo por las guerras en Afganistán e Irak y por cómo era tratado como musulmán en el Ejército estadounidense.

Un tribunal militar juzgará el caso del psiquiatra, de 39 años, que el 5 de noviembre mató a 13 personas tras abrir fuego arbitrariamente en la base militar en el estado de Texas.

Hasan estaba destinado a cumplir una misión en Afganistán cuando se produjo la masacre. Continúa hospitalizado y fue acusado de 13 cargos de asesinato.

Al Awlaki elogió a Hasan como un "héroe" por el ataque, señalando que estaba justificado por el Islam, porque fue perpetrado contra militares que libraban guerras contra dos naciones musulmanas.

"?l es un hombre de conciencia, que no podía soportar la contradicción de ser un musulmán y combatir contra su propio pueblo", escribió Al Awlaki.