Patricia Muñoz/La Jornada
Señaló que los funcionarios de la CFE "no se pueden deslindar diciendo que se trata de casos de la administración pasada, pues Néstor Moreno Félix, quien ha estado implicado en varios escándalos de corrupción desde 1998 -cuando fue inhabilitado 10 años y no cumplió la sanción- sigue en la paraestatal, incluso en un cargo clave para Elías Ayub".
México, D.F..- El caso de corrupción de la firma encabezada por John Joseph O'Shea y funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dado a conocer por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, "abre la cloaca" de actos ilegales de funcionarios de la paraestatal, afirmó Martín Esparza.

En conferencia de prensa, el dirigente del Sindicato Mexicano de Electricistas señaló: es falso que se trate de asuntos del pasado, ya que en ellos "interactuó y participó", por ejemplo, Néstor Moreno Félix, actual director de operaciones de la CFE y uno de los brazos derechos del director general, Alfredo Elías Ayub, quien "conoce muy bien las innumerables corruptelas en este organismo".

Esparza entregó copias de varios documentos con los que intentó demostrar que Elías Ayub ha tenido conocimiento de los casos de corrupción. Aseguró que "el funcionario intervino directamente para que se le entregara la adjudicación directa de un contrato millonario a la empresa Techint", cuando ésta no la ganó.

Acompañado por el ingeniero Leandro Zamora, experto en casos de corrupción en la CFE, y con copia de la investigación realizada por el diputado Cuauhtémoc Velasco sobre operaciones de trasnacionales en México, Esparza Flores sostuvo: "Es alarmante la corrupción en CFE".

Señaló que los funcionarios de la CFE "no se pueden deslindar diciendo que se trata de casos de la administración pasada, pues Néstor Moreno Félix, quien ha estado implicado en varios escándalos de corrupción desde 1998 -cuando fue inhabilitado 10 años y no cumplió la sanción- sigue en la paraestatal, incluso en un cargo clave para Elías Ayub".

Esparza aseveró que el director de la CFE "está implicado en venta de favores para que la empresa Techint pudiera obtener una millonaria licitación en México, aun cuando en el proceso de selección no ganó".

Explicó que en la licitación para construir la termoeléctrica Plutarco Elías Calles participaron empresas como Triturados Basálticos, Carbón del Pacífico, Babcock y Techint; esta última fue descalificada por las deficiencias presentadas en sus ofertas y ganó Babcock Wilcox Española, según la resolución oficial.

"Sin embargo, el megacontrato para construir una estación junto con diversas obras, como un muelle, finalmente se otorgó a Techint", planteó Esparza, y presentó cartas que enviaron directivos de la firma española a Elías Ayub pidiéndole aclaraciones, "las cuales se quedaron sin respuesta".

Entre otros actos ilegales que se reseñan en los documentos destaca el del consorcio ABB Energy Ventures, el cual, según Esparza, "violentó las bases de licitación" de la construcción de una planta de Monterrey, ya que se comprometió a entregar cierta capacidad instalada y no cumplió. Por esta razón se le fijó una penalidad de 61 millones de dólares, pero se le perdonó la sanción, provocando una sangría a las finanzas de la CFE.

Esa empresa tampoco entregó la terminal Zamalayuca en las condiciones técnico-económicas pactadas, lo que significó otro quebranto que quedó encubierto "por la red de complicidades de varios funcionarios de la CFE, en la que todos están amarrados, ya que no pueden denunciar a Néstor Moreno porque se les iría encima Elías Ayub".

Zamora relató que "Rubén Loredo Moreno, que opera como subgerente de Puebla, extorsionó y chantajeó al ingeniero Leonel López Sánchez, de Docsa Construcciones, para entregarle la licitación de una obra en ese estado y le exigió 5.5 por ciento del contrato, que era de más de 43 millones de pesos, dinero que le fue entregado en una maleta deportiva dejada en una cajuela".

"Estos actos revelan que las verdaderas razones para desaparecer de facto Luz y Fuerza del Centro son acabar con las empresas públicas y privatizar servicios de energía eléctrica; ampliar la red de negocios privados para trasnacionales y empresas privadas, mediante corrupción y componendas, mientras se sacrifica a los trabajadores y se les tacha de tener salarios de privilegio, cuando sus percepciones eran de 6 mil 600 pesos mensuales, en promedio", remató Esparza.