Nueva York, EU.- Aunque se siente muy contento con el resultado, Juanes reconoce que el proceso creativo de ``La vida es un ratico'', su cuarto disco de estudio, ``fue un poco una tortura''.
``Siempre cuando compongo, el proceso creativo es difícil'', declaró el astro colombiano el miércoles en una visita a la sede de la AP, al día siguiente de lanzar su nuevo álbum en 77 países. ``Uno tiene que escuchar su corazón, su alma, y a veces es doloroso, pero al final es hermoso''.

El cantautor de 35 años relató que quiso ir a ``un lugar distinto'' con su música sin perder su esencia y que finalmente se siente más cerca del sonido que siempre buscó.

``Todos estos años he tratado de encontrar el punto adecuado en el que la música folklórica colombiana y el rock puedan convivir'', dijo.

Explicó que cuando compone lo primero que hace es improvisar la melodía con una guitarra acústica, tararea, graba, agrega instrumentos, sonidos, hasta que tiene el concepto listo y entonces piensa en la letra.

``Escucho la canción muchas veces y no tengo ni una sola palabra, pero la misma melodía me va dictando las palabras. Una melodía así de esa manera sólo puede decir cosas como las que la canción tiene''.

En ``La vida es un ratico'', que produjo con el argentino ganador del Oscar Gustavo Santaolalla, presenta 14 canciones en las que fusiona ritmos autóctonos de Colombia como el vallenato, la cumbia y el mapalé, y ritmos internacionales como el flamenco, la trova y el tango, con el rock.

En cuanto a los temas, Juanes ha dicho que su música es completamente honesta y vivencial, que narran desde su relación con su esposa (enamoramiento, separación y reconciliación) hasta los problemas que aquejan a su país y que le duelen.

``Soy un ser humano como todo el mundo y las relaciones son hermosas, pero al mismo tiempo son muy difíciles'', respondió preguntado si el abrirle su corazón al público ha hecho que éste se identifica más con su trabajo.

``A veces perdemos la comunicación, nos perdemos en nuestros trabajos y eso nos hace sentirnos separados. Eso es lo que me pasó (con mi esposa) y supongo que le puede pasar a cualquiera. Es normal, es parte de nuestro crecimiento''.

El padre de dos niñas (Luna y Paloma, de 4 y 2 años respectivamente), que se encuentra de gira promocional y en febrero arranca una gira internacional en Estados Unidos, dice que compaginar familia y trabajo puede ser difícil.

``Ese es el mayor sacrificio que uno tiene que pagar cuando es músico y tiene que viajar alrededor del mundo'', expresó. ``Pero al mismo tiempo ellas son mi razón de vivir, mi razón de trabajar y todo lo que soy tiene que ver con ellas. Cuando estoy viajando, cuando estoy trabajando, siempre están en mi mente, en mi corazón, en mi música, en mi modo de vivir. Y cuando vuelvo a casa les dedico el mejor tiempo de calidad''.

¿Consideraría tomar un descanso para pasar más tiempo con su familia?

``No puedo vivir sin música y ellas lo saben'', respondió. ``La música es parte de mi felicidad, parte de mi religión, y si renuncio sería una persona muy frustrada y a ellas eso seguramente no les gustaría''.

Añadió sentir un gran apoyo de su esposa y dijo con orgullo que sus niñas ``están comenzando a entender quién soy y lo que hago y realmente lo disfrutan''.

¿Cantaría música infantil ahora que tiene hijos? No ha compuesto nada, dijo con una sonrisa, pero precisamente trabaja en un proyecto educativo a través de su Fundación Mi Sangre, que incluye la grabación de un disco de música compuesta y cantada por niños a los que están seleccionando y en el que debutaría como intérprete del género con un tema de su colega y compatriota Jorge Velosa, ``Llamando a lista''.

El autor de éxitos como ``A Dios le pido'' y ``La camisa negra'', que sin haber lanzado ``La vida es un ratico'' ya había vendido 6 millones de canciones digitales del disco, considera que su mayor logro ha sido llevar su trabajo a todas partes del mundo pese a las barreras del idioma.

``Me siento tan orgulloso de ser colombiano y tener la oportunidad de compartir mi música en español... Cada mañana cuando me levando y cada noche le rezo a Dios y le dijo 'muchas gracias por todo esto'''.