Universal
Madrid, España.- La madre de Madeleine McCann, la niña británica de cuatro años desaparecida el pasado 3 de mayo en el Algarbe, al sur de Portugal, tuvo el cadáver de su hija en brazos, según publica en su edición de esta semana el semanario español "Interviú", que cita fuentes del Departamento de Lucha contra el Bandidaje de Portugal.
La revista asegura que fue un perro llamado Eddie que trabaja para la policía británica, el que olió a cadáver en las ropas de la madre de la niña, en el peluche preferido de Madeleine, que siempre lleva su madre, y en el maletero del coche que los padres de la pequeña alquilaron 25 días después de su desaparición. Y aunque reconoce que los análisis de los restos de ADN encontrados todavía no han concluido, asegura que la policía portuguesa da más valor al trabajo del perro, un springer spaniel de siete años que ha participado con éxito en la investigación de 200 crímenes sin cometer ningún error, que a los primeros datos de los análisis.

No hay ninguna prueba que convierta a los progenitores de la pequeña en culpables de asesinato. Como tampoco es seguro que Madeleine esté muerta.

Parece que los restos de sangre encontrados en el vehículo alquilado y en la habitación del hotel donde la familia pasaba las vacaciones podrían ser de Madeleine, pero también podrían ser de alguno de sus dos hermanos gemelos de dos años. Y hasta que no se compruebe de quién es el ADN, los padres, de 39 años, seguirán siendo sospechosos, pero no inculpados.

Lo que la policía portuguesa no entiende es por qué los padres dejaron solos a Madeleine y a sus hermanos para irse a cenar a un restaurante ubicado en el centro hotelero, por qué la madre lavó el peluche de Madeleine unos días después de su desaparición, por qué encontraron sangre en el coche rentado y en la habitación y por qué la madre sedaba regularmente a la niña.

El hecho de que los padres de la pequeña hayan pasado de víctimas a sospechosos ha provocado que muchos británicos hayan dejado de defender la inocencia de los McCann. Según un sondeo realizado el domingo por el periódico "The Sunday Times", sólo el 20 por ciento cree que los McCann son totalmente inocentes, 48 por ciento sospecha que los padres podrían ser responsables de la muerte de su hija, mientras 32 por ciento admite que no está seguro.

Pese a contar cada vez con menos apoyos, los padres de Madeleine anunciaron que van a poner en marcha una nueva campaña publicitaria para buscar a la pequeña, que aparecerá en dos semanas en periódicos, canales de televisión y en forma de carteles, y costará más de 117 mil euros (unos 161 mil dólares). La campaña se financiará con el dinero recaudado a través del denominado Fondo Madeleine.