Notimex
México.- Lo mejor del "clásico capitalino" América contra Pumas de la UNAM se vivió en la tribuna del estadio Azteca, donde las porras de ambos equipos cantaron sin parar para dar el mejor apoyo.
Desde antes de que iniciara el encuentro, los grupos de animación se enfrascaron en una auténtica batalla con sus cánticos, que son similares pues son traídos de las famosas barras argentinas.

Así que en algunos instantes sólo cambió el nombre del equipo y lo que marcó la diferencia también fue el estruendoso "goya" que estremeció el estadio Azteca desde sus inicios, y el coro "Vamos, vamos América".

Curiosamente los seguidores de Pumas cantaron al principio y al final del encuentro el himno de la UNAM, mismo que puso de moda Hugo Sánchez Márquez cuando estuvo de técnico de los auriazules.

"La Rebel" y sus miles de integrantes, ubicados en la parte alta de la grada azul, también estremecieron el estadio Azteca con sus brincos cuando cantaban "Esta es la barra del pebetero" y "El que no brinque es un pollo maricón".

En la barra de los azulcremas también se vivió la gran fiesta y en todo momento impulsaron a su equipo. "Vamos, vamos América" fue lo más estruendoso porque los miles de seguidores ubicados en la grada del estadio se dejaron de escuchar.

Y pese a todo ello, los equipos jamás respondieron a su afición con un accionar de precaución al final (0-0), ya que Pumas le dio verticalidad a su juego con el ingreso de Juan Francisco Palencia y David Toledo.

Todavía después de que concluyó el partido, los seguidores de Pumas bailaron sobre la tribuna e hicieron vibrar el estadio Azteca como si pareciera un temblor. "En donde están, en donde están, estos gatos que nos iban a ganar", cantaron, por su parte, los de América.