Dacca.- Tras la sublevación de soldados fronterizos en la capital de Bangladesh, Dacca, las fuerzas de seguridad del país asiático descubrieron otros 38 cadávares en una fosa común, ascendiendo la cifra de muertos a 62, informaron fuentes oficiales
Entre las víctimas figura el jefe de los amotinados soldados de frontera "Bangladesch Rifles" (BDR) Shalik Ahmed. La mayoría de víctimas fatales son uniformados aunque también hay cuatro civiles. Tras el amontinamiento de casi 36 horas en el cuartel general del BDR en Dacca, se ha denunciado la desaparición de más de 100 personas.

Unidades especiales del Ejército y de la policía han detenido a más de 200 insurgentes. Las fuerzas de seguridad persigue a los amotinados también en otras partes del país. Los detenidos serán procesados por asesinato y rebelión. "El que cometiese un delito durante el amotinamiento no quedará impune", dijo un portavoz del gobierno en Dacca.

El miércoles pasado cientos de soldados de frontera tomaron rehenes a sus superiores en el cuartel central de la BDR y se atrincheraron en el recinto tras fuertes enfrentamientos con los soldados regulares.

El el motín se propagó a otras partes del país. Después de que la primera ministra Sheij Hasina Wajed amenazase con fuertes sanciones, los uniformados sublevados depusieron el jueves por la noche sus armas. Los soldados dijeron que se rebelaron por, entre otros, los malos salarios y otras desventajas frente a los soldados regulares.