Las constantes apariciones en la prensa con escándalos ya hicieron que Lohan perdiera un papel en una película hace unos meses.
Su última película, el thriller psicológico "I Know Who Killed Me", fue un fracaso de taquilla hace tres años.
Los Angeles, EU.- A Hollywood le fascinan las historias de resurrecciones. Robert Downey Jr. logró dejar las drogas tras luchar durante años y se convirtió en héroe en la piel de "Iron Man". Drew Barrymore encontró la estabilidad y buenos papeles tras una adolescencia salvaje. Y ahora es la carrera de Lindsay Lohan la que está a prueba.

Cuando hace cuatro años la actriz se destacó en la comedia para adolescentes "Just My Luck", la joven de entonces 20 años figuraba entre las estrellas en ascenso más solicitadas de Hollywood. En el film interpretaba a la agente de relaciones públicas Ashley, a la que la suerte le sonríe siempre, hasta que besa al desgraciado Jake (Chris Pine) y todo cambia. Él empieza a triunfar y ella ya no. Un drástico cambio de papeles, que ahora Lohan parece reproducir en su propia vida.

Su última película, el thriller psicológico "I Know Who Killed Me", fue un fracaso de taquilla hace tres años. En vez de con una carrera en Hollywood, la actriz de 24 años genera titulares en la prensa con sus noches de fiesta, sus abusos de drogas, sus detenciones y sus escándalos.

Este martes, Lohan, que desde mayo lleva un detector electrónico en el tobillo, deberá presentarse ante un tribunal por delitos vinculados al abuso de alcohol. En la audiencia se analizará si violó o no las condiciones de su libertad condicional.

Cuando Lohan celebraba su cumpleaños 24 el viernes en un bar de Los µngeles, escribió en su Twitter: "Una camarera me acaba de golpear. Sin motivo".

Días antes, había sido demandada por cuentas impagas. Dos dueños de locales de Los µngeles la acusan de deberles unos 17.000 dólares de varias visitas para realizar compras.

Las constantes apariciones en la prensa con escándalos ya hicieron que Lohan perdiera un papel en una película hace unos meses. "Realmente quedó muy afectada y me sentí muy mal", dijo el director David Michaels, que la dejó fuera de "The Other Side". Pero es que los productores consideraron que era muy riesgoso rodar con Lohan, añadió.

Y eso que la carrera de esta joven comenzó con buen pie. Al principio, con numerosas apariciones de niña en publicidades y programas de televisión. Luego, en el cine, a fines de los 90 con películas como "The Parent Trap", y ya comenzado el siglo con las comedias de éxito "Freaky Friday" (2003), "Mean Girls" (2004) y "Herbie Fully Loaded" (2005).

Y eso no era todo: Además trabajaba como modelo y cantante. Su álbum debut, "Speak", fue disco de platino en 2005. "Es indiscutible que tenía talento", dijo el director de "Freaky Friday" Mark Waters sobre ella.

Pero a más tardar en el rodaje de la comedia "Georgia Rule" en 2006 los problemas comenzaron a agravarse. Lohan interpretaba a una rebelde reprimida por su abuela, a la que daba vida Jane Fonda. Se comportó "como un niño maleducado", dijo entonces uno de los productores. Aparecía tarde en el set o directamente ni se presentaba tras largas noches de fiesta. Los padres de Lohan se habían separado después de veinte años de matrimonio. A su padre, con el que está en conflicto desde hace años, lo responsabilizó hace poco por su adicción a las drogas.

En 2007 fue detenida dos veces conduciendo bajo los efectos del alcohol y las drogas. Su cumpleaños 21 lo celebró en una clínica de rehabilitación. Una vez fue detenida de noche por la policía cuando perseguía a toda velocidad otro coche con el suyo. Fue castigada con unas horas de cárcel, tres años de libertad condicional y la obligación de someterse a tratamiento. Pero a pesar de repetir una y otra vez que tiene el control de su vida, Lohan sigue haciendo honor a su fama de fiestera.

En mayo, por ejemplo, se divertía en el Festival de Cine de Cannes cuando debía haber acudido a una cita con la Justicia en Los µngeles, lo que le valió una orden de detención. Argumentó que había perdido el pasaporte, pero la jueza no dio lugar a esa explicación. Y este martes podría mandar a Lohan a la cárcel por violar los requisitos de su libertad condicional.

De esa manera, estaría en peligro su único proyecto del momento, "Inferno", una biografía de la actriz porno Linda Lovelace, fallecida en 2002. La emblemática "Deep Throat" ("Garganta Profunda"), protagonizada por Lovelace, es considerada la película porno más exitosa de la historia.

El director de "Inferno", Matthew Wilder, insiste en que quiere a Lohan como protagonista. Hace poco dijo al "Los Angeles Times" que la actriz está totalmente comprometida con el papel. "Con tanto revuelo y tanto ruido en la prensa, uno se olvida fácilmente de que en realidad es una actriz grandiosa".