Nueva York, EU.- La actriz estadounidense Liv Tayler, hija del cantante Steven Tyler, líder de Aerosmith, está dispuesta a seguir los pasos de su padre y reveló que ahora tiene en mente actuar en un musical donde pueda cantar y bailar.
"Me encantaría hacer un musical; es el sueño de toda mi vida", dijo hoy Tyler durante un encuentro con un reducido grupo de periodistas en Nueva York, donde presentó "Ths Strangers", su primera incursión en el cine de terror, que ha dirigido el joven director Bryan Bertino y que se estrenará el próximo 30 de mayo.

Si con esa cinta, en la que encarna a una joven que junto a su novio, interpretado por Scott Speedman ("Mi vida sin mí"), sufre todo tipo de atrocidades en un lugar perdido de EE.UU., se adentra por primera vez en el género del terror, Tyler desea ahora participar en un musical "en el que se baile y se cante mucho".

"Siempre quise ser cantante y nunca tuve la oportunidad de cantar en alguna película, así que me encantaría", explicó Tyler, quien pertenece a "una familia muy musical", ya que su padre es el líder de la banda de rock Aerosmith y creció también junto a otro rockero, Todd Rundgren.

La actriz de 30 años, que encarnó a la princesa Arwen en la trilogía de "El señor de los anillos", adora la manera en la que "el viejo Hollywood se acercaba a los musicales, donde se bailaba y se cantaba todo el rato, y en los que se respira el ambiente teatral en cada escena".

De momento, Tyler no habló de ningún proyecto cinematográfico musical en concreto, aunque sí reconoció que, de vez en cuando, se deja seducir por el mundo de la música.

"Este mismo fin de semana grabé una canción con mi gran amigo Evan Dando (líder de la banda de rock alternativo The Lemnheads), aunque no sé si se editará en algún momento", comentó la actriz, quien dijo haber puesto voz al tema de Leonard Cohen "Hey, that's no way to say goodbye".

"Me lo paso muy bien cantando y esa canción es preciosa, así que da igual si no se edita en ninguna parte", relató Tyler, quien en "The Strangers" ya da el do de pecho en sus primeros gritos de terror en la gran pantalla.

Bryan Bertino, director de la película, reconoció, por su parte, que Liv gritó "de maravilla" y que consiguió estremecer a todo el equipo desde la primera escena en que tenía que mostrar su miedo chillando.

"Crucé los dedos para que todo saliera bien, porque habíamos acordado que no ensayara gritos de terror para que lo que capturara la cámara fuera más fresco y lo cierto es que consiguió soltarse", explicó Bertino, quien no escatimó halagos hacia Tyler, de quien destacó los lazos emocionales que consiguió con su papel de Kristen McKay.

La actriz admitió que "al principio" estaba "muy preocupada por cómo iban a sonar los gritos ante la cámara", pero comentó que, "de repente", le salió "un chillido que aterrorizó a todo el equipo de rodaje".

Tyler, que el próximo junio aparecerá junto a Edward Norton en "The Incredible Hulk", también reconoció que ese papel es, "con diferencia, el más duro", física y psicológicamente, que ha tenido que interpretar.

"En una película normalmente sólo hay un par de escenas que son duras y te mentalizas pensando que te las quitarás de encima en un solo día, pero en este caso fueron dos meses de duro trabajo", dijo la actriz, que pasa buena parte de la cinta descalza y huyendo de "los extraños" que, con máscaras en el rostro, invaden la casa en la que se encuentra.

Durante el rodaje, Tyler asegura que corrió "al menos una milla alrededor del plató" junto a su compañero de reparto, para conseguir en las escenas la sensación sobrecogimiento y cansancio adecuados para el guión.