La cantante ganadora de un premio Grammy, que interpretó el éxito del artista de Indiana, respondió de esta forma a las numerosas críticas realizadas por parte de los seguidores de Jackson sobre su floja presentación durante la ceremonia de ayer.
Los Angeles, Angeles.- La cantante estadounidense Mariah Carey pidió disculpas hoy a través de la página de internet Twitter por su "temblorosa" intérpretación del tema "I'll Be There" durante el homenaje fúnebre realizado ayer al "rey del pop" Michael Jackson en el estadio Staples Center de Los Angeles.

La cantante ganadora de un premio Grammy, que interpretó el éxito del artista de Indiana, respondió de esta forma a las numerosas críticas realizadas por parte de los seguidores de Jackson sobre su floja presentación durante la ceremonia de ayer.

"Intentar cantar fue prácticamente imposible para mí. Apenas podía contener las lágrimas. Siento mucho no haber logrado guardar la compostura y hacerlo bien, pero la verdad es que me emocioné mucho cuando lo vi ahí delante de mí", dijo Carey.

Asimismo, la cantante añadió que en realidad no tuvo que despedirse de Michael Jackson. "Su legado continúa vivo a través de su música y los millones de fans. Fue una inspiración con su música eterna. Siempre estará en nuestros corazones", declaró.

Sin embargo, la artista no fue la única afectada durante la ceremonia. La estrella de R&B Usher, que cantó el tema "Gone To Soon" del album "Dangerous" de Jackson, se acercó al ataúd del artista al final de la canción y se echó a llorar.

Asimismo el legendario cantante de soul Stevie Wonder, que interpretó "Never Dreamed You'd Leave in Summer", también se le vio bastante afectado durante su presentación. "Hubiera deseado no haber tenido que vivir este momento", declaró.