Notimex
La ausencia de lluvia ha provocado una falta de pastizales para el alimento del ganado: afectados esperan ayuda del Programa de Desarrollo Ganadero
Mérida, Yucatán.- El presidente de la Unión Ganadera Regional del Oriente de Yucatán (Ugroy), Luis Cepeda Cruz, dijo que de acuerdo con un estudio, se determinó que en la entidad ya se perdieron más de siete mil reses por la intensa sequía.

El líder ganadero confirmó los resultados y datos de la investigación que llevaron al cabo especialistas de la Confederación Nacional Ganadera.

"Personal de esa confederación visitó el estado en junio pasado para hacer un estudio de la afectación que tuvo el hato ganadero por la intensa sequía en prácticamente a todo el territorio nacional", explicó.

Dijo que la falta de lluvias genera, a su vez, una falta de pastizales que sirven para alimento del ganado.

Con el resultado de este estudio, agregó, se espera que Yucatán pueda acceder a recursos de apoyo través del Programa de Desarrollo Ganadero que maneja la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Precisó que un total de 300 ganaderos del Oriente fueron afectados por la muerte de seis mil reses, además de que 100 pequeños ganaderos perdieron por lo menos mil animales por la sequía.

Añadió que esperan que todos los ganaderos afectados puedan ser apoyados con recursos del Programa de Desarrollo Ganadero.

Los apoyos podrían ascender a más de 100 millones de pesos, tomando en consideración que 45 ranchos fueron presa de los incendios forestales y el ganado se dispersó entre los montes y muchos ejemplares nunca fueron recuperados por sus dueños, precisó.

Explicó que de 450 mil cabezas de ganado, la cifra ha bajado a unas 400 mil, ya que aunado a los animales que murieron por lasequía, más de 43 mil han sido vendidos a precios muy bajos por los productores que se encuentran desesperados por falta de ingresos.

"Se tuvieron que rematar esas reses para hacer frente a pagos para bancos, proveedores de insumos y al personal que atiende y cuida al hato ganadero", precisó.

Además, como el hato ha perdido peso y calidad en sus carnes, no tienen otra opción que ofertar al animal a precios que van de los mil a los cuatro mil pesos por ejemplar, según sus condiciones.

Para darse una idea de lo que se pierde, cuando una res está en óptimas condiciones puede venderse a entre seis mil y siete mil pesos o un poco más, recalcó.