Después del accidente que sufrió en las prácticas rumbo al Gran Premio de Hungría, el piloto brasileño volvió a conducir el bólido de la escudería del `Cavallino Rampante'<br>Foto: AP
Después del accidente que sufrió en las prácticas rumbo al Gran Premio de Hungría, el piloto brasileño volvió a conducir el bólido de la escudería del `Cavallino Rampante'
El piloto brasileño Felipe Massa volvió a pilotar, en el circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia), el Ferrari F60 con el que la escudería italiana ha participado en el Mundial de F-1 de 2009, casi cuatro meses después de sufrir un aparatoso accidente en el Gra Premio de Hungría.

Massa sufrió un accidente el 25 de julio en la segunda tanda de la sesión clasificatoria de la carrera magiar después de que un muelle procedente del coche de Rubens Barrichello (Brawn GP) le golpease la parte frontal de su casco y le dejase inconsciente.

El piloto brasileño, que tras el impacto del muelle se estrelló contra las protecciones de Hungaroring a casi 200 kilómetros por hora, tuvo que ser hospitalizado e intervenido de urgencia en el cráneo en el Hospital AEK de Budapest y dejar el certamen con siete carreras aún por disputarse.

Tras casi cuatro meses de recuperación, Massa volvió a los mandos de su F60 sobre el asfalto de Cheste, en el acto final de la Finales Mundiales de Ferrari, que han tenido como escenario el circuito de la Comunitat Valenciana.

Junto al piloto de Sao Paulo han participado en la exhibición de monoplazas de Ferrari el italiano Giancarlo Fisichella, que acabó la temporada en el lugar de Massa, el también transalpino Luca Badoer y el español Marc Gené.

Tanto Massa como Fisichella han realizado un pit stop al volante del F60, mientras que Gené y Badoer, probadores de la escudería de Maranello, rodaron con sendos F2008 de la temporada anterior.

El circuit de la Comunitat Valenciana Ricardo Tormo ha acogido desde el pasado jueves hasta el domingo las Finales Mundiales de Ferrari, el festival de final de temporada de la escudería italiana que ha contado con la presencia de modelos emblemáticos de la mítica marca del 'Cavallino Rampante'.

Como colofón de la fiesta, la jornada contó con la presencia del español Fernando Alonso, que la temporada próxima pilotará para Ferrari y que obtuvo un permiso especial de Renault F1 para estar en Cheste y saludar a los aficionados.