Miriam Posada/La Jornada
La consultoría explicó que en países como Estados Unidos el uso de banda ancha en servicios de salud ha permitido reducir altos costos administrativos, cobertura geográfica desigual y altos costos en servicios.
México, D.F..- La importancia de que en México se promueva la penetración de banda ancha consiste en que por cada 10 puntos porcentuales de incremento en su uso, el producto interno bruto (PIB) per cápita aumentará en 122 dólares, se generarían un millón 631 mil 99 empleos, y la escolaridad de los mexicanos se ampliaría en 1.3 años, aseguró la consultoría especializada The Competitive Intelligence Unit (The-CIU).

Detalló que conforme a sus previsiones, si en México se pasara del actual nivel de penetración de banda ancha de siete puntos porcentuales a uno diez puntos porcentuales superior, habría beneficios notables en servicios de salud, educación y administración pública, así como ahorros, y un incremento en las percepciones de quienes tengan acceso al uso de tecnologías de la información.

La consultoría explicó que en países como Estados Unidos el uso de banda ancha en servicios de salud ha permitido reducir altos costos administrativos, cobertura geográfica desigual y altos costos en servicios.

Para México, señalaron con una penetración de 17 puntos porcentuales de banda ancha sería posible promover la e-salud y la telemedicina, además de establecer un conjunto de políticas que junto con las herramientas tecnológicas permitirían realizar un ahorro de 3 mil 548 millones de pesos anuales, lo que equivaldría a 4.1 por ciento del gasto total del sector salud en 2009, con lo que se podría dar atención a 4.4 millones más de mexicanos, o a 4.1 por ciento de la población que no cuenta con ningún servicio de salud.

A través de los servicios de telefonía, Internet, televisión y cualquier otro que se pueda ofrecer a través de la banda ancha, sería posible también elevar 1.86 por ciento el grado de estudio promedio en el país por cada punto porcentual adicional de conectividad, de tal forma que "el efecto de mediano plazo de la introducción de una agenda digital que eleve 10 puntos porcentuales la conectividad nacional aumentará 1.3 años la escolaridad en México".

Mejores condiciones de acceso a las tecnologías de la información también se reflejarían en un incremento de 122 dólares en el PIB per cápita de los mexicanos; y habría un impacto positivo en la población económicamente activa con la generación de un millón 631 mil 99 empleos.

The-CIU detalló que sus estimaciones se basan en la propia propuesta gubernamental de incrementar el nivel de penetración del uso de banda ancha en diez puntos porcentuales, aunque, destacó, lo más importante sería lograr el nivel de penetración sin importar el horizonte de tiempo.

La estrategia digital aplicada al gobierno le podría representar a la federación ahorros de aproximadamente 76 mil 572 millones de pesos, si sólo se considera el gasto a ejercer durante el año en curso. "Se ha encontrado que en el caso de los países que incluyen previsiones de gobierno electrónico en sus estrategias digitales, los costos administrativos se reducen hasta 40 por ciento, a raíz de la digitalización de las operaciones y trámites gubernamentales."

Asimismo destacó que conforme a lo previsto por el Banco Mundial el uso de la banda ancha y las tecnologías de la información dentro del gobierno debe derivar en beneficios como ahorros, más ciudadanos atendidos, mejor cumplimiento de sus mandatos, ahorro de tiempo para los ciudadanos, y disponibilidad de información que derive en mayor democracia y transparencia.