Guillermo Martínez/Excélsior
Para el representante de la PFP, navegar en la web implica una gran responsabilidad por parte del usuario, sobre todo los menores de edad quienes son más proclives a engaños.
México, D.F..- México es el segundo lugar a escala mundial en el rubro de pornografía infantil por internet, de acuerdo con cifras reveladas en el evento Gob2.0.

Ante esta situación, Héctor Rivera Flores, representante de la Policía Federal Preventina (PFP), reconoció que a pesar de que en el país no se tiene el sistema más avanzado en cuanto a seguridad informática se refiere, existe la policía cibernética la cual se encarga de detectar casos en que se infrinjan los delitos más graves.

Para el representante de la PFP, navegar en la web implica una gran responsabilidad por parte del usuario, sobre todo los menores de edad quienes son más proclives a engaños.

"En la vida real podemos proteger a nuestros hijos; en internet, no siempre", señaló y agregó que en casa los menores parece estar a salvo, sin embargo, el internet representa la puerta por la que pueden salir, conocer y relacionarse con personas peores que las que se podrían encontrar en el parque.

Esa doble funcionalidad de la red requiere conocimiento y madurez para aprender a detectar los sitios peligrosos.

Por una parte se tiene la libertad y capacidad de encontrar de manera sencilla información acerca de los distintos temas, mientras que por otra puede ser el medio por el cual se efectúan cientos de delitos en el país.

Múltiples son los agravios que se pueden llevar a cabo en la web, desde los daños patrimoniales como robo de identidad o fraudes en línea, hasta delitos más graves que tienen que ver con prostitución, explotación, robos y secuestros.

Rivera aseguró que en la policía se tenía bien identificados los puntos en los que se incurre en prácticas de estafa que normalmente sucede en la población más vulnerable.

"A los delincuentes virtuales, les bastan 15 minutos para lograr que un menor se desnude frente a su monitor y dos semanas para concertar una cita personal", aseguró el representante de la PFP.

El ponente aseguró que diariamente se encuentran nuevas y siniestras formas de estafar a los usuarios, por lo cual efectuó un par de recomendaciones para no verse envuelto en problemas de ese tipo y en caso de hacerlo, saber de lo que se trata.

En un país que no se caracteriza por tener una educación tan fuerte que brinde armas a los consumidores web para desarrollar de manera libre sus capacidades, es necesaria la vigilancia cibernética o la supervisión de un mayor.

El arte de navegar significa ir de un lugar a otro, el 2.0 es el plano en el que no hay linealidad, que no va una página después de otra, sino que se inventa una nueva cosmovisión que incluye más elementos dinámicos.

Rivera aseguró que el uso de internet no debe ser alarmante ni limitado, por ello deben de tomarse las medidas necesarias para que las autoridades ayuden a que las familias y la policía tengan un mayor control, "desde hace varios años se viene comentando sobre la legislación en la red ya que actualmente es una iniciativa queaún no se concreta".