Víctor Ballinas y Andrea Becerril La Jornada
Cd. de México.- Acerca de las afirmaciones del consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Luis Carlos Ugalde, de que la reforma en la materia que se elabora en el Congreso debilita al organismo y le resta autonomía, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, Pedro Joaquín Coldwell, sostuvo que, por el contrario, "lo fortalece y le da facultades que no tuvo en 2006 y que habrían evitado el conflicto poselectoral".
El senador priísta detalló que, con la reforma, el IFE "ganará una facultad decisiva, muy importante para efectos de fiscalización de los partidos, y es que podrá investigar las finanzas de los institutos políticos sin que sean obstáculo los secretos fiduciario, fiscal y bancario". Además de que podrá retirar de la programación los mensajes negativos que calumnien o denigren a partidos, candidatos y personas.

Afirmó: "es falso lo que el consejero presidente del IFE ha sostenido en entrevistas y en su aparición en los medios electrónicos. La reforma electoral que se discute en el Congreso le da potestades de las que carece ahora. Por ejemplo, el instituto podrá retirar propaganda gubernamental de los medios de comunicación durante los procesos electorales, particularmente cuando altera la equidad en las campañas".

En tanto, el presidente del Senado, el panista Santiago Creel, resaltó que "en adelante las campañas políticas solamente serán difundidas en los medios de comunicación electrónicos en los tiempos del Estado, es decir, a cada partido y candidato se les otorgarán tiempos oficiales para que hagan sus campañas; ya no se van a utilizar recursos públicos para publicitar imagen alguna de cualquier servidor público".

Mientras, el presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía, el perredista Carlos Sotelo, precisó que para las campañas electorales, partidos y candidatos contarán en total con 51 minutos diarios por cada estación de radio y canal de televisión; la distribución de ese tiempo se precisará en la ley reglamentaria y el IFE determinará los procedimientos para distribuirlos en segmentos que permitan propiciar campañas electorales donde se debatan ideas y proyectos, y no el mensaje frívolo de 20 a 30 segundos.

Detalló que "el tiempo fiscal y los tiempos que prevé la Ley de Radio y Televisión suman 48 minutos en las televisoras y, de aprobarse la reforma, se ajustaría la ley para que en lugar de 30 minutos diarios haya 33, más los 18 minutos del famoso decretazo del presidente Vicente Fox, para que sumen 51 minutos".

Además, abundó Sotelo, en el artículo 41 constitucional del dictamen se señala "la prohibición de que los partidos políticos por sí o por terceras personas puedan contratar tiempo en radio y televisión, y se precisa que ningún particular podrá contratar publicidad electoral". Para que concesionarios, particulares y partidos cumplan la nueva ley, agregó, habrá sanciones para quien contrata publicidad electoral a sabiendas de que está prohibido, y para la televisora o radiodifusora que los transmita. Aún se discuten los montos, pero "serán de tal magnitud que duela a la chequera de aquel concesionario que viole la norma jurídica".