"Son cosas que pasan en el béisbol; ahora debemos seguir unidos y dejar todo atrás", aseguró el estratega en una conferencia de prensa luego de concluir el partido, en la octava entrada como consecuencia de la superioridad de los australianos.
México, D.F.- Vinicio Castilla, manejador de la selección mexicana en el Clásico Mundial de béisbol, minimizó la aplastante derrota sufrida por su equipo 17-7 ante Australia y dijo que son cosas de su deporte.

"Son cosas que pasan en el béisbol; ahora debemos seguir unidos y dejar todo atrás", aseguró el estratega en una conferencia de prensa luego de concluir el partido, en la octava entrada como consecuencia de la superioridad de los australianos.

Castilla descartó que hubiera habido exceso de confianza, pero no supo responder acerca de la tendencia de los mexicanos de jugar muy bien contra equipos grandes como Cuba y Estados Unidos y bajar el rendimiento ante rivales menos reconocidos.

En 2003, México le ganó al favorito Cuba, pero fue eliminado por Panamá, un año después dejó a Estados Unidos fuera de los Juegos Olímpicos, mas cayó una jornada después frente a Canadá y en el pasado Clásico Mundial echó fuera a los estadounidenses, pero fue incapaz de acceder a semifinales.

"No creo que hayamos salido confiados; pasaron cosas, los lanzadores dejaron bolas altas en cuenta de dos strikes y por ahí nos castigaron mucho, ante esto no se puede hacer nada", aseveró el estratega.

México presenta en el Clásico un equipo de alto nivel, que en la etapa de preparación se apuntó victorias contra clubes de Grandes Ligas, pero hoy tuvo un pésimo trabajo de sus lanzadores.

De los nueve tiradores, uno sólo fue dominante, Rafael Díaz, y de una manera polémica Castilla lo relevó para traer a un pitcher zurdo contra bateador de esa mano, y la estrategia le falló cuando el juego estaba empatado 7-7.

"Veníamos bien, lo mejor es olvidar todo esto", concluyó el mentor que ya recibió críticas en su debut como estratega hace año y medio en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro y hoy fue cuestionado por la pésima demostración de su equipo.

Para los aficionados mexicanos que llenaron el Foro Sol fue tan decepcionante la derrota por "nocaut", que algunos terminaron con coros a favor de Australia, algo raro en los seguidores del béisbol en el país, con fama de ser muy apasionados a favor de su equipo.

Mañana México se enfrentará a Sudáfrica, que perdió 8-1 ante Cuba, y el perdedor de ese partido quedará fuera de la segunda ronda en la que los dos clasificados del grupo B se medirán a Corea y Japón.