Mayté Parro
Monclova, Coah.- Madres de familia de la Escuela Primaria José María Morelos, de Monclova, tomaron las instalaciones educativas y suspendieron clases del grupo de sexto grado, en exigencia de la contratación de tres maestros faltantes en la plantilla laboral, lo que desató un enfrentamiento verbal.
Encabezadas por las amas de casa Dora y Rosa Irene Jacobo, así como por Bertha Reyna Martínez, indignadas madres de familia colocaron candados al portón principal del plantel educativo e impidieron la entrada de maestros y niños, como una medida de presión a sus peticiones.

Las mujeres exigen con esta medida la contratación de dos maestros para los dos grupos de sexto grado y uno para primero, ya que debido a la falta de los mismos, el director Oscar Cadena Ortega ha unido a los dos primeros y los dos sextos, a fin de que un solo maestro les dé la instrucción primaria.

Otro de los señalamientos que hicieron las amas de casa es la irregularidad en la que incurren los maestros, quienes abandonan los grupos a fin de irse a comer o platicar a la dirección, poniendo en riesgo de accidentes a los niños y revelaron que tampoco se han entregado los libros de texto ni paquetes escolares.

Disputa verbal

Resultando ser mayoría, padres de familia antagónicos al grupo de manifestantes se enfrentaron verbalmente con los padres de familia que suspendieron clases, al señalar que la medida de presión adoptada atentó contra los menores con discapacidades físicas, quienes tuvieron que sortear peligros para acceder al plantel por otras vías.


CONTESTA DIRECTOR

Oscar Cadena Ortega, director de la Escuela Primaria José María Morelos, de Monclova, se comprometió ante los padres de familia a resolverles hoy jueves la solicitud de asignación de un nuevo maestro para sexto grado, contratación que solicitó el plantel desde febrero pasado.

Expresó que el conflicto de la falta de personal se suscitó con la ampliación de un grupo más de primer grado que empezó a operar a partir de este ciclo escolar 2008-2009 por la gran demanda.

Es así que se abrió un nuevo grupo pero no se contrató al maestro, por lo que el que cubría la plaza de un maestro incapacitado de sexto, tuvo que irse a dar clases a los de nuevo ingreso dejando el grupo de sexto sólo temporalmente, lo que ocasionó el conflicto, sin embargo una maestra jubilada le apoya con los alumnos de sexto.

Declaró que durante la revisión de plantillas de maestros volvió a solicitar la cobertura de la plaza, por lo que sólo falta reunir una documentación para que entre a laborar el nuevo maestro.