Cinco policías de la agencia guatemalteca antidrogas murieron en un enfrentamiento con supuestos narcotraficantes quienes les dispararon con fusiles de asalto y lanzagranadas.
"Son un oficial y cuatro agentes del Servicio de Análisis e Información Antinarcóticos (SAIA), les tiraron desde cuatro puntos distintos, los emboscaron... estaban en un operativo antidrogas", dijo el viernes a la AP el vocero de la Policía Nacional Civil, Donald González.

El tiroteo ocurrió en un polígono industrial ubicado a unos 20 kilómetros al sur de la capital, a donde los investigadores llegaron uniformados y con patrullas policiales plenamente identificadas.

González dijo que del grupo de uniformados que participaba en el operativo hubo uno o dos sobrevivientes, pero no ofreció detalles sobre su condición ni porqué desconocía con precisión la cantidad de participantes.

Indicó que en la refriega murió un guardia privado que custodiaba la garita en la entrada del complejo industrial.

Varios vehículos y armas quedaron abandonados en el lugar. No
hay detalles sobre por qué se habría desatado el enfrentamiento. La policía recuperó al menos tres lanzagranadas y varios fusiles de asalto de dentro de uno de los vehículos abandonados. Los agentes llegaron a una bodega del complejo en el curso de una investigación sobre una organización de narcotraficantes cuando comenzó el intercambio de disparos.

No se dieron a conocer detalles de la investigación que los efectivos muertos realizaban.

A principios de marzo, dos policías murieron durante una persecución a narcotraficantes en el oeste del país.

A partir de marzo de 2008, cuando hubo un enfrentamiento entre narcotraficantes en el este del país en el que murieron 11 personas comenzaron a ocurrir incidentes en que supuestos sicarios al servicio de cárteles mexicanos de la droga se enfrentan con narcotraficantes locales o policías en lo que las autoridades no dudan en calificar como una guerra.