QUITO.- Cinco personas murieron, entre ellas tres militares, una mujer y alguien irreconocible, cuando un avión del ejército se estrelló el jueves en la mitad de un edificio y estalló en llamas en esta capital, informaron las autoridades.
El comandante del cuerpo de Bomberos de Quito, Atahualpa Sánchez, en declaraciones a los periodistas dijo que ``podemos confirmar que son cinco personas fallecidas, las que hemos sacado del interior del edificio''. El ministro de Defensa, Javier Ponce, había informado previamente de cuatro muertos.

El ejército confirmó en un comunicado que en el avión Beechcraft de matrícula AEE-101 murieron el piloto, mayor Julio Zaldumbide; el copiloto, subteniente Jorge Zurita; el mecánico Mario Figueroa. Además, Claudia Uscocovich, esposa del piloto y su hijo Julio Andrés Zaldumbide.

La aeronave se estrelló cuando se aproximaba al aeropuerto de Quito procedente de Manta, 260 kilómetros al suroeste, por causas no determinadas de inmediato. La terminal aérea está a 4,2 kilómetros del lugar del accidente.

El jefe de bomberos dijo que sus efectivos también han sacado heridos que ``están estables''. No dio cifras, ni tampoco se ha aclarado si ha habido víctimas en el edificio.

El accidente se produjo a las 17.30 cuando una avioneta del ejército chocó contra el edificio de cuatro pisos denominado ``Lindavista'', distante a unos 80 metros al norte del Hotel Quito, sobre la avenida González Suárez, en un exclusivo barrio capitalino cubierto por densa neblina en ese momento.

Inicialmente, el ministro de Defensa, Javier Ponce, que llegó al lugar del accidente, había dicho que los muertos eran tres militares y una civil.

El niño Said Arguello, de nueve años, quien estaba en el edificio, contó a la AP: ``Estaba con mi mamá en la casa y escuché que algo se estrelló y oí como una explosión, no podía salir porque las llamas estaban por todas partes, no podía salir de mi cuarto, me sacaron unos bomberos''.

``Solo estoy muy triste por mi mamá, no se donde está, no me pasó nada, pero cuando intenté salir la primera vez casi me quemo'', añadió.

El menor no presentaba heridas, y era mantenido en una ambulancia.

Cristian Rivera, vocero de la Cruz Roja, dijo a la AP que los organismos de socorro evacuaron a tres civiles, una anciana y dos niños, quienes están en condiciones estables.

Periodistas de AP, que llegaron minutos después del accidente y se encontraron que el sector estaba acordonado por policías, y pudieron observar a una joven herida en la cabeza que era evacuada por los organismos de socorro y a otras personas heridas, pero sin determinarse de inmediato si eran habitantes del edificio.

Camille Avfert, vecino del sector, en declaraciones a la AP, dijo: ``Fue horrible. Escuché un avión que volaba muy bajo, primero escuché una explosión, salimos a la calle y vimos fuego. Al acercarme escuché una segunda explosión y se veía más fuego''.

``Me llamó mi esposo a decirme que se metió una avioneta en el edifico de al lado, él está bien y está con mi hijo'', dijo a la AP Miriam Lang, quien vive junto al edificio en que se impactó la aeronave.

En esa misma avenida se han producido cuatro accidente de aviación en la década de los 90.

La avenida González Suárez, con elegantes edificios de hasta 15 pisos de altura, se encuentra en la trayectoria del descenso de los aviones al acercarse al aeropuerto de la capital, distante a unos 3 kilómetros de esa zona.