Excélcior
México.- ¿Por qué existen tantos temores? ¿Por qué los trabajadores organizan paros laborales cuando se enteran que él se convertirá en el principal accionista de la compañía? ¿Por qué Rupert Murdoch desata este tipo de pasiones?
Algunos de los estudiosos que han analizado su trayectoria y la forma de hacer dinero han calificado a Murdoch como bucanero, magnate, pulpo, jugador, flagelo y pirata, recuerda el profesor uno de los más conspicuos analistas de los medios de comunicación en Estados Unidos.

Es en su forma de comportarse como hombre de negocios en donde podemos comenzar a encontrar las respuestas.

Y es precisamente este personaje, Murdoch, el que se ha convertido en uno de los empresarios de medios más connotados gracias a que logró vencer la resistencia de la familia Brancoft para comprar a Dow Jones y su emblema: el diario de finanzas y negocios The Wall Street Journal.

Esta será una nueva pieza del imperio que Murdoch comenzó a construir a mediados del siglo pasado en Australia y que ahora forma parte de los cinco grandes consorcios mundiales que controlan la parte sustancial de la economía mediática.

El consorcio tiene como nombre News Corporation, aunque sobre todo en nuestro país se conoce como Fox, así, igual que el apellido del ex presidente mexicano.

News Corp. se ha convertido en una máquina de hacer dinero: 25 mil millones de dólares cada año de acuerdo con sus cifras de 2006.

Por si fuera poco, su presencia es planetaria y algunos de sus productos de información y entretenimiento ya forman parte de la cultura contemporánea, y si no lo cree, lea lo siguiente.


La fiebre amarilla

La serie de dibujos animados "Los Simpsons" se han convertido en un símbolo de la cultura contemporánea, al menos en Occidente.

La transformación de la serie de televisión en una película es el gran evento de este verano, al grado de que en los Estados Unidos y Canadá recaudó en taquilla 74 millones de dólares durante su primer fin de semana de estreno.

"Los Simpsons" forma parte del arsenal de contenidos que genera News Corp. para ser distribuidos tanto a través de la televisión abierta, como de las redes de televisión de paga, las salas cinematográficas, las tiendas de renta y venta de DVD y los sitios en la red que distribuyen señales de video.

El emblema más viejo y más popular de esta división son los estudios 20th Century Fox, aunque por medio de este y otros estudios, News Corp. realiza 36 largometrajes cada año. A lo que habría que agregar la producción o el relanzamiento de 580 títulos anuales en formato de DVD, tanto de películas como de series de televisión.

Además elabora programación continua para sus estaciones de televisión abierta, entre cuyos contenidos destacan los noticiarios y los programas deportivos.

Más de un analista ha señalado que las diversas pantallas de Fox -marca líder de News Corp. en televisión- "chorrean sangre", por la dosis de violencia que le imprimen a sus programas, a lo que habría que añadir el sudor que despiden las diversas competencias deportivas que pueden mirarse en la pantalla chica.

Precisamente durante la invasión delEjército de Estados Unidos a Irak, las producciones de Fox se distinguieron por su abierto apoyo a la política del gobierno de George Bush.

El poder de creación de contenidos también se expresa en la industria periodística. En este segmento, Murdoch controla más de una centena de diarios en Australia, Gran Bretaña, Estados Unidos e Irlanda.

Entre sus sellos más importantes destacan el New York Post (EU), The Times y News of the World (Gran Bretaña).

Los diarios de Murdoch han crecido al amparo de la publicación de chismes sensacionalistas y la exhibición de cuerpos femeninos, como recuerda el profesor Bagdikian.

Por si no bastara, además de algunas revistas, los intereses de Murdoch en el segmento de los impresos se extienden hasta una de las más importantes editoras de libros en idioma inglés: Harper Collins Publishers, empresa que adquirió en 1987.

Uno de los escritores contemporáneos más populares de la editorial es Michael Crichton, autor de los textos de ficción "Jurassic Park". Pero además de procurar a escritores de este calado, Murdoch ha sido capaz de darle otra función a su editorial.

Por ejemplo, a mediados de los años 90 le ofreció 4.5 millones de dólares de adelanto al legislador conservador Net Gringich por un libro que todavía no escribía. Actualmente Gringich aparece recurrentemente en los programas del canal de noticias Fox News Channel.

Sus diversos sellos editoriales también han publicado textos de la ex primera ministra inglesa Margaret Thatcher y del ex presidente de los EU, Ronald Reagan. Con ambos estableció relaciones de complicidad que se tradujeron en apoyos a ambos personajes políticos a cambio de jugosas canonjías que permitieron el avance de los tentáculos de News Corp.

Por medio de su vasta red de creación de contenidos, Murdoch y su News Corp. han logrado una magnífica fórmula que combina la diseminación de ideología conservadora con una perfecta maquinaria generadora de dólares.


La cuarta cadena

Durante décadas los estadounidenses se acostumbraron a vivir con tres grandes cadenas de televisión: ABC, CBS y NBC. Si embargo, News Corp. fue formando a lo largo del tiempo su propio grupo de estaciones.

Ahora la cadena Fox afilia a más de 200 estaciones distribuidas en las principales ciudades de los Estados Unidos, al grado que su señal se distribuye en el 98 por ciento de los hogares de ese país.

La cadena de televisión terrena (abierta) es sólo una parte de la robusta red de distribución de News Corp., a la que habría que agregar la media centena de canales que produce para transmitirse en redes de televisión de paga. Entre los más afamados se encuentran Fox Channel, Fox News Channel y las diversas variantes de Fox Sports.

Precisamente sus intereses se extienden hasta el negocio de la televisión satelital. Participa en el principal distribuidor de televisión satelital en Reino Unido (BSkyB), la red que da servicio a 8 millones de suscriptores y adicionalmente en Sky Italia, esta última red concentra a más de 4 millones de abonados.

News Corp. es sin duda uno de los grandes consorcios que además de generar cuantiosos volúmenes de contenidos, también poseen un lugar privilegiado en el manejo de las redes. Pero la expansión del conglomerado no queda ahí y ha comenzado a incursionar en nuevas áreas de negocios. Precisamente, en la búsqueda de nuevos mercados, se inscribe el acuerdo inicial para adquirir a Dow Jones.


NUEVO BASTION

En julio del año 2005 se anunciaba que News Corp. había alcanzado un acuerdo para adquirir la empresa Intermix Media en 580 millones de dólares. Por medio de la operación también se hizo del control de uno de los portales de Internet con mayor crecimiento y audiencia: My Space, que había sido fundado en agosto de 2003.

Se trata en realidad de un sitio que aloja una compleja red de intercambio y que actualmente tiene registradas a más de 100 millones de cuentas. Este fue solamente el inicio para agrupar y desarrollar los negocios digitales del consorcio que fueron reunidos en la división Fox Interactive Media. Guiado por el axioma "Detenerse es comenzar a morir", Murdoch ha enrolado a su grupo hacia otro segmento del mercado mediático, el de la información financiera.

En realidad se trata de una actividad que combina los servicios informativos, algunos sistemas de transacciones y la difusión de noticias y que podría tener un valor anual de 20 mil millones de dólares.

Lo cierto es que Murdoch tiene planeado sacar al aire un canal de televisión que provea noticias financieras de negocios, Fox Business Network, que será lanzado en octubre próximo y que podrá combinar su operación con el arsenal de contenidos que proveerá Dow Jones.

De entrada, el nuevo canal tiene asegurada la distribución entre 30 millones de suscriptores en los Estados Unidos. A la postre, Murdoch y su billetera fueron capaces de doblar los temores de los principales accionistas de Dow Jones: la familia Bancroft.