Notimex
En lo que fue la tercera expulsión en su carrera como futbolista profesional, el capitán de Chivas, Ramón Morales, declaró hoy que no tuvo la intención deliberada de patear en el rostro al jugador de Monterrey.
"Queda claro que los que me conocen saben que no soy un jugador de agredir al contrario, soy honesto y si hubiera sido así, lo diría", aseguró Ramón Morales, quien dijo estar triste por no poder estar en el partido de vuelta en el estadio Jalisco contra Rayados.

El mediocampista del Rebaño Sagrado explicó que en la jugada que motivó su expulsión fue una equivocación del árbitro Francisco Chacón, quien no se percató que la patada en el rostro del jugador de Rayados (Luis Pérez) fue resultado de la disputa del balón cuando ambos estaban caídos.

"Si bien el árbitro no puede ver la jugada en repetición, la patada se produce por la inercia de la disputa por el balón cuando intento darle una patada al esférico por el lado izquierdo", puntualizó.

A su vez, trascendió que el director técnico Efraín Flores va a enviar los videos de esa jugada a la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol para rectificar el posible castigo de hasta tres partidos de suspensión a Morales.