Notimex
México.- El vicecoordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, indicó que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2010 se negocia con transparencia y sin distingo partidista, pero no con afán para satisfacer "caprichos de una minoría".

Al responder el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a las acusaciones del PRD, en el sentido de que con su mayoría los diputados del tricolor se están "agandallando" el presupuesto, negó que los perredistas o el PAN hayan abandonado las negociaciones.
México.- El vicecoordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, indicó que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2010 se negocia con transparencia y sin distingo partidista, pero no con afán para satisfacer "caprichos de una minoría".

Al responder el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a las acusaciones del PRD, en el sentido de que con su mayoría los diputados del tricolor se están "agandallando" el presupuesto, negó que los perredistas o el PAN hayan abandonado las negociaciones.

En entrevista expuso que los trabajos para definir el gasto federal para el próximo año siguen su curso, no hay parálisis en San Lázaro, pero no se puede pretender que una minoría (del PRD) tenga el mismo peso que una mayoría.

Expresó que los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD) buscan conseguir recursos para los estados que gobierna, en particular para el Distrito Federal, sin tomar en cuenta los criterios establecidos por la Comisión de Presupuesto.

Lineamientos que disponen: grado de población, índice de marginación y una parte que se reparte equitativamente entre todos.

"Hay una realidad que imponen las cifras de población, hay una realidad que imponen las ciudades con más alto grado de marginación, y hay una realidad que impone un presupuesto que no da para satisfacer caprichos. Eso no lo va a hacer la Comisión de Presupuesto y no lo va a avalar el PRI", destacó.

Ramírez Marín lamentó que el grupo parlamentario del PRD recurra a las acusaciones como estrategia para ganar más recursos, cuando tan sólo para carreteras los estados gobernados por