El número de vocaciones sigue siendo insuficiente, la mayor parte de las órdenes religiosas en Estados Unidos sufren del envejecimiento de sus miembros, menor cuantía y pocos candidatos nuevos, según un estudio realizado por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown para la Conferencia Nacional de Vocaciones Religiosas.
Los Angeles, EU.- En los próximos años, el sacerdote de la parroquia del barrio tendrá sus raíces en México o en Vietnam, y la hermana que trabaja en la clínica de beneficencia local llevará hábito.

La próxima generación de sacerdotes, hermanos, hermanas y monjas que pertenecen a las diversas órdenes religiosas católicas en Estados Unidos tienen una mayor diversidad étnica y apego a la tradición que sus predecesores, según un nuevo estudio difundido el martes sobre la vida religiosa católica.

El número de vocaciones sigue siendo insuficiente, la mayor parte de las órdenes religiosas en Estados Unidos sufren del envejecimiento de sus miembros, menor cuantía y pocos candidatos nuevos, según un estudio realizado por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown para la Conferencia Nacional de Vocaciones Religiosas.

El informe confirmó lo que muchos han conjeturado: Las pocas órdenes que atraen y retienen miembros jóvenes son las más tradicionales. Ello significa en general que la fidelidad a la Iglesia y miembros que viven juntos, participan en las devociones diarias y eligen explícitamente órdenes religiosas que requieren hábitos.

El conocido hábito blanco y negro de las monjas que enseñan en la escuela elemental o las sotanas que visten ciertos padres y hermanos fueron eliminados por muchas órdenes como restos del clericalismo en los últimos 40 o 50 años, pero una generación más joven lo consideran muestras tangibles de su fe y símbolos de fidelidad a la Iglesia y la comunidad religiosa.

``Esta generación joven busca una identidad, una identidad religiosa así como una identidad católica``, dijo el hermano Paul Bednarczyk, director ejecutivo de la Conferencia Nacional de Vocaciones Religiosas, una organización profesional con sede en Chicago formada por directores de vocaciones religiosas católicas.

``Simbolismo, imágenes y ritual son muy importantes para esta generación, y quieren dar testimonio de su fe``.