Nápoles, Italia.- Vecinos que se oponen a la apertura de un vertedero en un suburbio de Nápoles volvieron a enfrentarse hoy con la policía en un nuevo capítulo del caos en la gestión de desperdicios que padece la ciudad.
Efectivos antidisturbios armados con porras cargaron esta mañana contra manifestantes que bloqueaban una de las principales calles del barrio de Chiaiano. Las imágenes emitidas por televisión mostraron a un hombre con una herida en la cabeza.

Otros tres residentes que habían recibido heridas en los choques del viernes por la noche, incluyendo un hombre de 83 años, salieron del hospital esta mañana. La policía arrestó a otros tres manifestantes que participaron en los disturbios.

El vertedero se instalará en una cantera situada entre Chiaiano y Marano, al norte de Nápoles, en uno de los diez sitios señalados por el nuevo gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi para paliar la crisis de basura que azota la ciudad.

Otros cientos de residentes asistieron por la tarde a una marcha autorizada en Chiaiano. Entre los manifestantes se encontraban algunos alcaldes locales y Alessandra Mussolini, parlamentaria del partido de Berlusconi, Pueblo de la Libertad, y nieta del dictador Benito Mussolini.

"Estoy aquí para estar con la gente", dijo la política entre los aplausos de algunos y los abucheos de otros, que le recordaron que forma parte del gobierno que ha establecido el lugar en el que se instalará el vertedero.

Buena parte de los residuos de la ciudad siguen sin ser recolectados desde fines de diciembre, cuando todos los vertederos quedaron saturados.

Detrás de la crisis se esconde la mafia local, la Camorra, que administra un lucrativo negocio paralelo basado en la gestión de la basura.