Estados Unidos y Rusia esperan lograr un acuerdo sobre reducción de armas nucleares antes de finales de año, anunció el domingo el presidente estadounidense Barack Obama.<br>Foto: AP
Estados Unidos y Rusia esperan lograr un acuerdo sobre reducción de armas nucleares antes de finales de año, anunció el domingo el presidente estadounidense Barack Obama.
Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev anunciaron que los ex enemigos de la Guerra Fría están avanzando en negociaciones para un nuevo tratado que reemplace el pacto START que expira el 5 de diciembre.

Sin embargo, mientras se impulsan avances en política de control armamentístico con Rusia, quedó claro que una cumbre sobre el cambio climático el mes que viene en Copenhague no generará un nuevo tratado para reducir las emisiones de gases contaminantes.

Obama y Medvedev se reunieron al margen del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés). Obama dijo que discutió con Medvedev un documento que sustituya al actual Tratado de Reducción de Armas Estratégicas firmado en 1991. El líder estadounidense habló del ``excelente progreso realizado en los últimos meses`` respecto al tema.

``Estoy seguro de que si trabajamos duro, con sentido de la urgencia, lograremos obtener ese resultado``, dijo Obama, quien explicó que aún quedan algunos detalles técnicos por resolver. Medvedev dijo que espera que los negociadores de ambos países ``finalicen el texto del documento antes de diciembre``.

Obama y Medvedev acordaron en abril llegar a un nuevo acuerdo de reducción de armas nucleares para reemplazar el pacto de 1991 firmado por el ex presidente George W. Bush y el ex líder soviético Michael Gorbachev.

Durante una cumbre en julio en Moscú, acordaron reducir el número de cabezas nucleares que casa país posee durante siete años hasta llegar a una cifra que oscile entre 1.500 y 1.675. Funcionarios estadounidenses dijeron que ambos países han acordado los parámetros para un nuevo acuerdo, el cual podría ser firmado por Obama durante su gira a Europa a principios de diciembre para aceptar el premio Nobel de la Paz.

Aún no está claro si Obama usará el mismo viaje para acudir a la cumbre de Copenhague. ``Los líderes dejaron claro que es poco realista esperar un claro tratado internacional con implicaciones legales que sea negociado entre ahora y Copenhaguen, cuya cumbre empieza en 22 días``, dijo Michael Froman, un asesor de Obama en temas financieros.