Portimao, Portugal.- Los padres de una niña británica que desapareció hace cuatro meses serán designados formalmente sospechosos por la policía portuguesa, dijo el viernes un amigo de la familia, en un giro inesperado de un caso que ha suscitado la atención internacional.
Un amigo y ex vocero de Kate y Gerry McCann, Clarence Mitchell, dijo que ambos fueron notificados que serán designados sospechosos. Los McCann ``siguen desmintiendo absolutamente que hayan tenido nada que ver'' con la desaparición de la pequeña Madeleine de 4 años, dijo Mitchell.

Según la ley portuguesa, la notificación legal concede determinadas protecciones a los sospechosos, aunque otorga a la policía más flexibilidad en los interrogatorios. La policía también tiene la obligación de informar a los sospechosos toda prueba que puedan tener contra ellos.

Kate McCann fue interrogada el jueves durante 11 horas en una estación de policía en Portimao, una ciudad en la región del Algarve, y regresó el viernes por la mañana para seguir el interrogatorio. Gerry McCann debía ser interrogado el viernes por la tarde, dijo Mitchell.

``Es muy intenso (el interrogatorio), pero ella sigue firme y dispuesta a demostrar que no tuvo nada que ver con la desaparición de su hija y que son víctimas inocentes del delito'', dijo a la Associated Press.

Mitchell agregó que los dos fueron notificados esta semana que serían designados sospechosos. El vocero de la familia David Hughes también dijo a la AP que le dijeron a la mujer que querían hacerle 22 preguntas, pero que no le anticiparon cuáles.

La policía, que por ley no puede discutir las investigaciones en desarrollo, no formuló comentarios.

Kate y Gerry McCann, ambos médicos ingleses, han llevado a cabo una intensa campaña en los medios de difusión desde que Madeleine desapareció de un departamento veraniego en el Algarve donde la niña dormía con sus hermanos mellizos de 2 años.

Los padres cenaban en el restaurante del hotel con un grupo de amigos y dijeron que iban a controlar a sus niños a intervalos regulares.

Los McCann han recorrido Europa con fotos y animales de juguete de Madeleine, e incluso fueron recibidos por el papa Benedicto XVI en el Vaticano. Celebridades como J.K. Rowling y David Beckham han hecho llamamientos públicos que ayudaron a la familia a recaudar más de 2 millones de dólares.

La publicidad ha contribuido a suscitar numerosas denuncias de gente que dijo haber visto a la pequeña, hasta en el norte de Europa y Marruecos.

Justo antes de que Kate McCann entrara el jueves en la estación de policía, otro representante de la familia leyó una declaración de la mujer en la que exhortó a los secuestradores de Madeleine a ``hacer lo correcto''.

``No es demasiado tarde. Por favor déjenla ir o llamen a la policía'', dijo.