Sally Aguayo
Saltillo, Coah.- La pequeña Esmeralda Abigaíl Mandujano González perdió la lucha contra la muerte; y ayer al filo de las 13:45 horas falleció a causa de un traumatismo craneal severo que le causaron los golpes que recibió en la cabeza, luego de que la tarde del lunes fuera arrollada por un joven motociclista, el cual la lanzó a casi 40 metros de distancia.
El fatal accidente se registró en la avenida Los Arroyos, de Ramos Arizpe, cuando la pequeña "Esme", que cursaba el tercer grado de primaria, regresaba de la Escuela Luis Donaldo Colosio en compañía de su madre Juana Emilia. Tenían como destino su casa en la colonia Manantiales del Valle.

Sin embargo la imprudencia de un joven de 18 años que manejaba a exceso de velocidad su motocicleta, ocasionó que al rebasar un vehículo no se percatara de la presencia de Juana y su hija, siendo la menor la que llevara la peor parte, ya que la arrebató de la mano de su madre lanzándola por los aíres.

Los hechos

Desde la tragedia, la pequeña de ocho años, que se distinguía en la escuela por su excelente desempeño académico así como por su espíritu de compañerismo, se debatía entre la vida y la muerte, pues al ingresar al Hospital Muguerza presentaba traumatismo craneal, ruptura de pierna y costillas y perforación de pulmón derecho.

Pero la mañana de ayer, su situación empeoró, pues le dejó de funcionar el riñón izquierdo y las pupilas comenzaron a dilatársele. Los pronósticos de vida que el personal médico le daba a la familia de la pequeña, eran cada vez menores.

Sin embargo, para su madre Juana Emilia, maestros y familiares, la esperanza porque la menor de la casa se salvara no cesaba, haciendo hasta lo imposible por conseguir ayuda económica de Presidencia, vecinos, mesa directiva y de quien pudiese apoyarlos.

Y así transcurrieron horas de agonía y dolor para la madre y hermanos de Esmeralda, quien a pesar de sus súplicas y ruegos para rescatar a la chiquilla de las garras de la muerte, ésta terminó venciéndola.

Y al conocer el deceso de la menor médicos de la clínica reportaron al Ministerio Público de Ramos Arizpe lo sucedido, siendo Leonardo Martínez quien acudiera a tomar conocimiento del fallecimiento y ordenara el traslado del cuerpo al Semefo para la necropsia de ley.

Antes de su muerte

Amargura, impotencia y desolación; era el reflejo que enmarcaba cada uno de los rostro de maestros, compañeros y familiares de la pequeña Esmeralda, quienes desde el día del accidente hicieron hasta lo imposible por buscar el apoyo de autoridades y sociedad en busca de aminorar los gastos que generaría el ingreso de la pequeña al Hospital Muguerza.

Pues aunque la pequeña contaba con el seguro médico de "Yo seguro en mi escuela", que maneja el gobierno; fue trasladada al Muguerza ante el delicado estado de salud que presentaba.

Personal educativo del plantel, antes de saber la noticia hicieron contacto con el alcalde Ricardo Aguirre, quien se comprometió con apoyar a la familia de la pequeña Esmeralda para los gastos que generaría su hospitalización, también la mesa directiva del plantel hizo lo suyo; sin embargo el deceso de la pequeña cambio la perspectiva de la situación.


Apoyan a su compañerita

El amargo hecho que fue presenciado por muchos de los compañeros de Esmeralda, que también salían de clases ese día, trastornó a la mayoría de estos pequeños de ocho años, quienes no cesaban de llorar y pedirle a su "amiguita" que regresara a clases con ellos, pero sin duda alguna las niñas amigas de la pequeña clamaban su regreso.

"Queremos que Esmeralda esté aquí, para jugar". "La queremos mucho, y queremos que tome sus pastillas para que se recupere". "Queremos que esté bien para que vuelva pronto"; frases que entre lágrimas dijeron los pequeños del 3B, a "Esme" antes de que falleciera.

Incluso tomaron la foto de grupo para que la pequeña pudiera verlos desde la cama del hospital, según decían, esa foto estaría acompañando a Esmeralda durante su recuperación.

Desgraciadamente esas frases de apoyo, esa foto ya no pudieron ser escuchadas ni vistas por la pequeña, quien dejó este mundo para convertirse en un ángel más de Dios, ese Dios al que siempre la encomendó su madre doña Juana.


PERDIDA:
Triste final tuvo la estudiante de primaria.

Víctima: Esmeralda Abigaíl Mandujano González, de 8 años. Presunto responsable: Jesús Alberto Borjón Covarrubias, de 18 años. Lugar del percance: Avenida Los Arroyos, en Ramos Arizpe. Fecha: 24 de septiembre, alrededor de las 13:00 horas. Fecha del deceso: 25 de septiembre, alrededor de las 13:45 horas.