Washington, EU.- La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Rodham Clinton, pidió hoy en al Senado de su país que ratifique el nuevo tratado de reducción de armas nucleares con Rusia y aseguró que el pacto no afectará a los planes de desplegar un sistema de defensa antimisiles.
Clinton compareció ante el Comité de Servicios Armados en el Senado en Washington con el Secretario de Defensa, Robert Gates, y el Jefe del Estado Mayor conjunto, el almirante Michael Mullen, para impulsar una rápida aprobación del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START).

"Compartimos la convicción de que el nuevo tratado de START hará nuestro país más seguro", dijo Clinton. "E instamos al Senado a ratificarlo de forma expedita".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el presidente ruso, Dmitri Medvedev, firmaron el 9 de abril en Praga el tratado que reemplaza a su tratado predecesor, que expiró en diciembre. Para su entrada en vigor se precisa la aprobación del senado y de la Duma (parlamento ruso).

El gobierno de Obama quiere ratificar el acuerdo antes de fin de año pero se enfrenta a la resistencia de los republicanos, ya que consideran que el START puede limitar los esfuerzos de desplegar una defensa antimisiles y han hecho público un comunicado en el que expresan sus reservas.

Clinton indicó que el tratado no afectará a "los planes de defensa misilística".

Se precisa 64 votos de los cien escaños del Senado para aprobar el acuerdo, pero los demócratas de Obama sólo tienen 59 escaños, así que necesitan el apoyo republicano para ratificarlo.

Una vez ratificado el START, cada parte tendrá que reducir su arsenal de cabezas nucleares a 1.550.

"Cada presidente previo de ambas partes que afrontado esta elección concluyó que Estados Unidos está mejor con que sin tratado", aseguró Clinton.