Notimex
Caracas.- La senadora colombiana Piedad Córdoba pidió hoy aquí evitar que el fin de la mediación del presidente Hugo Chávez y de su función facilitadora de un canje de rehenes de las FARC por guerrilleros presos se convierta en 'una guerra'.
'Hay que tomarlo con mucha serenidad, con tranquilidad, sin hacer de esto una guerra. Es una enseñanza muy importante y muy significativa", dijo Córdoba poco antes de asistir a una reunión con el presidente Chávez en el palacio de Miraflores.

El gobierno colombiano suspendió la víspera la labor de facilitación del diálogo con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que realizaban el presidente Chávez y la senadora para lograr el canje de 45 rehenes por 500 guerrilleros presos.

La determinación se adoptó luego que el mandatario venezolano, por intermedio de la legisladora colombiana, se comunicara vía telefónica con el comandante del Ejército de Colombia, general Mario Montoya, a quien le hizo preguntas sobre los plagiados por las FARC.

En declaraciones a periodistas la senadora, opositora a la gestión del presidente colombiano Alvaro Uribe Vélez, dijo: 'lo único que tengo que hacer es agradecer al mismo gobierno (de Colombia) que me dio esta inmensa oportunidad'.

También agradeció 'al presidente Chávez y al pueblo venezolano, con quien nunca me arrepentiré de haber trabajado y seguramente que lo vamos a seguir haciendo'.