NOTIMEX
Madrid, España.- La pasión de los españoles por el futbol es tan elevada que siete de cada 10 prefiere ver un partido de este deporte que tener relaciones sexuales, según un estudio de Canon Europa, con motivo de la próxima Eurocopa 2008.
El sondeo difundido este lunes en Londres analiza los comportamientos de ciudadanos de distintos países europeos de cara a la cita que se celebrará en junio en Austria y Suiza, que según esta empresa conforme la Eurocopa se acerca aumenta más la pasión por el futbol.

El estudio fue realizado por el Centro de Investigación de Asuntos Sociales, organismo independiente en Reino Unido, entre aficionados de Suecia, Noruega, Bélgica, Gran Bretaña, España, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Holanda y Suiza.

Asimismo, en Finlandia, Dinamarca, Polonia, Italia, Portugal, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Holanda y España.

Al analizar la situación en España, precisó que seis de cada 10 españoles (un 63 por ciento de los encuestados) planifica su vida alrededor de los partidos de futbol.

Tal es la pasión por el balompié para los aficionados españoles, que "uno de cada seis considera que formar parte de la afición de su equipo favorito es como tener una relación de pareja".

"Casi doblando la media europea (un 37 por ciento), un 61 por ciento de los españoles apunta que entre sus personajes más admirados están los jugadores profesionales de futbol.

"No obstante, los colores no suponen un obstáculo a la hora de elegir las amistades. Tan solo el 9 por ciento de los seguidores españoles reconoce elegir los amigos en función del equipo de futbol que siguen estos últimos".

En el otro extremo están los belgas, un 35 por ciento reconoce que seguir a un equipo concreto determina la elección de las amistades.

El estudio de Canon reveló que los aficionados españoles son los más supersticiosos, y es que "son los europeos que más rutinas siguen cuando juegan sus equipos favoritos, con un 69 por ciento frente a un 40 por ciento de media europea".

El sondeo de una de las empresas patrocinadoras del campeonato europeo, "si los resultados del campeonato dependieran de la fuerza de la pasión de los fans, no sería Alemania, Italia o Francia la ganadora de la Copa más soñada en Europa, sino Suecia".

Los suecos son los aficionados europeos que más emoción y pasión sienten por este deporte, al grado que "hasta un 95 por ciento de los suecos confiesa que el fútbol es la única actividad que desata su pasión y emociones".

Más de la mitad de los seguidores del entrenador Sven-Goran Eriksson (63 por ciento) confiesa planificar su vida alrededor de eventos futbolísticos y hasta un 88 por ciento de los suecos ha abrazado o besado a un desconocido durante un partido de futbol.

Los franceses se consideran aficionados más reservados, y un 60 por ciento de ellos admitió abrazar a desconocidos en los momentos más emotivos de los partidos, por debajo de la media europea que se sitúa en 77 por ciento.

"Los más reticentes a la hora de expresar su emoción mediante besos y abrazos son los portugueses, con un 43 por ciento".

Los portugueses, belgas, alemanes y británicos son los aficionados "más llorones", con cada tres de cuatro seguidores que declaran haber llorado durante un partido de futbol, mientras que la media europea es de dos de cada tres.

"Por encima de todo, son la pasión y la emoción, los sentimientos más compartidos a lo largo y ancho de Europa. En términos globales, un 95 por ciento de los aficionados admite gritar en público y más de la mitad de los europeos (60 por ciento) confiesa soñar con el jogo bonito", agregó.

"La investigación destaca la pasión y emociones asociadas al juego, así como el papel positivo que juega el balompié en las vidas de millones de europeos", dijo sobre el sondeo Peter Marsch, el coeditor del Centro de Investigación de Asuntos Sociales, organismo independiente.

El director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Canon Europa, James Leipnik, declaró por su parte que "a pesar de las diferencias lingüísticas y culturales, todos hablamos un mismo idioma: el lenguaje del futbol".