Notimex
Cd. de México.- El cantante Pedro Kóminik presentó su más reciente álbum "Quizás, quizás...", durante un concierto que ofreció la víspera en el Teatro de la Ciudad, en el que tuvo como invitada de honor a la comunicadora Maxine Woodside, a quien le dedicó el tema "La cosa más bella".
También destacó la presencia de la actriz Sherlyn, a quien le cantó "Perfume de gardenias", así como la del actor y comediante Rafael Inclán.

En declaraciones a Notimex, Woodside dijo haberse sorprendido de que la haya presentado, pues no se lo esperaba y mucho menos que la fuera a pasar al escenario.

"Yo no sabía que me iba a presentar y menos que me fuera a pasar al escenario, pero es un honor, porque Pedro es un gran artista, lo admiro muchísimo. Desde que lo conocí lo amé y lo que hizo es algo que le agradezco muchísimo", subrayó.

Por su parte, Sherlyn, quien actualmente trabaja al lado de Inclán en "El avaro", explicó: "Es un halago que te dediquen una canción tan bella y más en un escenario como el Teatro de la Ciudad; me siento muy afortunada".

Tras asegurar que "lo que nos reúne esta noche es obviamente el amor y por eso prefiero que hoy me llamen cursi", el intérprete abrió su espectáculo con el tema "What a wonderful world", con el cual obtuvo su primera ovación.

"Piel canela", "Quizás, quizás, quizás", "Si nos dejan", "Lili Marlene", "Mack the Knife", fueron los temas que siguieron y en los que destacó la escenografía que representó varios escenarios de cabarets de diferentes épocas y partes del mundo.

Con una la participación de seis bailarines, siguieron cortes como "Why don't you do right?", "Luces de Nueva York", "Summertime", "Un día volverás", "Here comes the rain again", "Ne me quitte pas", "Fever", "I wanna be loved by you", "Perfume de gardenias" y "Mein Herr".

"Cucurrucucu paloma", "Piensa en mí", y "La cosa más bella" fueron los cortes con los que Pedro Kóminik concluyó el recital y el lanzamiento de su nuevo álbum "Quizás, quizás...", espectáculo que fue engalanado por seis bailarines y una banda de jazz.

Durante poco más de dos horas Kóminik presentó su espectáculo inspirado en las noches de gala de los cabarets, pues hizo un recorrido musical que alimentó esos tiempos memorables en México y en distintas partes del mundo.