Universal
México, D.F.- El sector gasolinero presiona al Senado para que frene un dictamen que sanciona con cárcel a quienes defrauden al consumidor y le vendan por litro una cantidad menor, denunciaron senadores del PAN, PRD y PRI.
Los ex legisladores Gustavo Almaraz y Marco Antonio Michel fueron observados cuando le pedían al senador perredista Tomás Torres Mercado que no se legislara en la materia, porque según ellos eso ya está sancionado en la ley.

Entregaron al legislador por escrito la posición del "sector gasolinero nacional", en contra de la iniciativa que tipifica y penaliza la venta fraudulenta de gasolina, diesel y gas carburante.

De acuerdo con el texto, elaborado por los ex legisladores en papel de cabilderos, dicha reforma afectaría de manera directa al mencionado sector.

Además, en su documento desmenuzan diversos artículos que están vigentes y que en su opinión ya castigan esa clase de irregularidades.

Sin embargo, para los senadores la percepción es distinta. En las comisiones de Justicia y de Estudios Legislativos hay consenso en que se le debe dar una solución a este problema, que en el último año, según el dictamen, le reportó a los propietarios un ingreso de 8 mil millones de pesos, por no dar litros de a litro.

El dictamen, que cuenta con la aprobación de todas las fuerzas políticas, está listo para ser presentado en el pleno del Senado.

Haría dos adiciones al código penal federal, una al artículo 253 y otra al artículo 387, para sancionar a los gasolineros, a los dueños, que adulteran o entregan gasolina en cantidad menor a la cobrada a los consumidores.

En caso de reincidencia dolosa, no únicamente habría prisión, de tres años a 10 años, y multa de 200 a mil días de salario. También implicaría la cancelación o revocación de la franquicia, concesión, autorización o relación contractual.

Para quienes sean descubiertos por primera vez, dependiendo del daño que le hayan hecho al consumidor, serían castigados con prisión de tres días a 12 años, además de una multa que iría de los 30 a los 180 días de salario.

Lo que han hecho los senadores es especificar en la ley ese fraude, que no se encuentra claramente definido en la legislación penal.

Para los cabilderos, esto no es necesario y por lo tanto no debe aprobarse.

De acuerdo con la información recabada por este diario, han arreciado las presiones de los gasolineros. Sus abogados han buscado dialogar con los coordinadores de los diversos grupos parlamentarios.

Ya lo hicieron con el senador perredista Tomás Torres (presidente de la Comisión de Estudios Legislativos y secretario de la Comisión de Justicia), así como con el panista Alejandro González Torres (presidente de la Comisión de Justicia) y el priísta Alejandro Moreno Cárdenas (también secretario de la Comisión de Justicia).

Para las comisiones dictaminadoras, "conforme a las últimas revisiones de la Profeco, el 40 % de las gasolineras continúa realizando un expendio irregular de gasolina, estimando que las ganancias por la actividad ascienden a alrededor de 8 mil millones de pesos".