Roma, Italia.- El jefe de gobierno italiano, Romano Prodi, y la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, inauguraron este martes en Roma la tercera conferencia sobre las relaciones entre Italia y América Latina, con el fin de impulsar el nacimiento de una nueva era.
"Lo que une a América Latina con Europa en un mundo globalizado es la defensa de los derechos humanos, del pluralismo y de la inclusión social", afirmó la mandataria suramericana al abrir la conferencia.

Unos 15 ministros y viceministros de Relaciones Exteriores de América Latina y el Caribe, entre ellos los cancilleres de Argentina, Uruguay, México y Bolivia, además de los de España, Portugal y Eslovenia, asistieron al encuentro, organizado en la Farnesina, sede de la cancillería romana.

La gobernante suramericana invitó a Italia a servir de puente para abrir un diálogo ambicioso con las instituciones del viejo continente para poder enfrentar la grave situación social y de pobreza que padecen los latinoamericanos.

"Hay unos 220 millones de pobres en América Latina sin protección social alguna. Nuestra democracia no es suficientemente eficiente para abordar los problemas que afligen a nuestros pueblos", afirmó Bachelet al analizar los niveles de pobreza de la región.

"Introducir el tema social en el diálogo entre Unión Europea y América Latina es un paso sin precedentes en las relaciones entre las dos regiones", dijo.

Para Prodi "el reconocimiento de las desigualdades sociales fue importante para la construcción de una Europa unida, lo que también debe ser reconocido para los demás países y regiones", comentó.

El jefe de gobierno italiano, que fue presidente de la Unión Europa e impulsó su ampliación a los países del Este, admitió que considera clave la integración regional para lograr desarrollo y estabilidad.

"La experiencia europea nos enseña que de la unión de los seis países productores de carbón y acero a mediados del siglo XX nació un proceso de integración regional único en el mundo que se llama Unión Europea", declaró.

"Estoy convencido de que ése es el camino justo para América Latina", agregó.

"Italia está lista para servir de socio de América Latina en esa gran aventura colectiva", prometió el primer ministro italiano, quien se comprometió a estrechar los lazos políticos y diplomáticos con el continente al tomar pesesión de su cargo en mayo de 2006.

"América Latina es prioritaria para la política exterior de mi gobierno", reiteró Prodi.

Italia cuenta con convertirse en un referente político para temas relacionados con la paz, la democratización, la integración regional o el medio ambiente y espera formar parte de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y trabajar en proyectos conjuntos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuyos representantes asistieron al encuentro.

La conferencia se clausurará el miércoles con un informe del canciller italiano Massimo D'Alema, quien hará un balance de las relaciones entre Italia y América Latina.

La presencia de un número tan elevado de cancilleres en la III conferencia, así como de representantes de instituciones americanas como Cepal, Caricom, la OEA y organizaciones no gubernamentales generó muchas expectativas en los dos continentes.

La reactivación de aspectos bilaterales, algunos de ellos abandonados por Italia en los últimos años, en particular con Argentina, y de otros multilaterales, ha sido bien acogida por los observadores.

Italia espera presentar "actos concretos y visibles" en la cumbre que se celebrará en Lima entre la Unión Europea y los 33 países de América Latina y el Caribe, adelantó Prodi.