Notimex
Madrid.- El ejército de la República de Chad afirmó hoy que cientos de rebeldes murieron durante una batalla registrada en el este del país, tras el rompimiento del cese al fuego el pasado fin de semana, informó la cadena de noticias Euronews.
El enfrentamiento tuvo lugar en la localidad de Abougouleigne, situada unos 95 kilómetros al este de la ciudad de Abeche, en una zona donde se concentra la mayoría de los refugiados sudaneses y chadianos afectados por el conflicto en la región sudanesa de Darfur.

De acuerdo con la fuente, se prevé que en esa zona sean desplegadas las fuerzas de pacificación europeas que tienen como misión garantizar la seguridad en los campos de refugiados, que en la actualidad albergan a casi medio millón de personas.

En tanto, la agencia IRIN, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (ONU) informó que en las últimas 48 horas se registraron dos ataques armados contra trabajadores humanitarios en la región oriental de Chad, cerca de Darfur.

IRIN agregó que uno de los ataques fue cometido por bandidos contra instalaciones de ayuda humanitaria, y el otro fue un ataque de los rebeldes chadianos cerca de un centro de acopio de ayuda humanitaria.

Un funcionario humanitario en la localidad de Abeche dijo a la agencia IRIN, bajo condición de anonimato, que los combates entre el ejército y los rebeldes ocurrieron cerca de la localidad de Hadjer Hadid, pero que al parecer no hubo disparos.

Añadió que todo indica que los rebeldes llegaron a la ciudad en busca de agua, aunque admitió que no están seguros de lo que pasó. 'En este momento no esperamos que ninguna de las partes ponga en peligro las actividades humanitarias', precisó.

Trabajadores de asistencia humanitaria afirman que se sienten desanimados por el recrudecimiento de la actividad militar en los alrededores, así como por el aumento de la delincuencia.

El pasado 25 de noviembre, bandidos armados atacaron la localidad de Koukou Angarana, situada unos 180 kilómetros al suroeste de Abeche, golpearon con las culatas de sus fusiles a dos trabajadores humanitarios, y un guardia de seguridad resultó herido en una pierna.

El vandalismo ha ido en aumento en las últimas dos semanas, de acuerdo con el jefe de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en Chad, Eliane Duthoit.

Agregó que las fuerzas de seguridad de Chad no han arrestado a delincuentes armados y que 'los criminales podrían ser renegados del ejército o rebeldes. No tenemos ni idea. Acabamos de saber que suponen un grave peligro'.