AGENCIAS
Yingxiu, China.- Los equipos de rescate sacaron este jueves con vida a una niña de 11 años que llevaba 68 horas sepultada entre los escombros de una escuela en Yingxiu, epicentro del sismo que el lunes devastó el suroeste de China.
Unos 70 padres estaban esperando alrededor de los restos de la escuela primaria en esta ciudad de la provincia de Sichuán cuando los equipos de rescate oyeron la voz de la niña."¡Es maravilloso, está viva!", dijo un testigo del rescate.

Los equipos de socorro examinaron los escombros y sacaron a la niña, que estaba semi-consciente, y la sacaron en una camilla. Antes de trasladarla a un centro de médico, le dieron agua, le tomaron el pulso y le pusieron un desinfectante en el cuerpo.

Por el momento, sólo fueron encontrados dos supervivientes en la escuela de Yingxiu, donde había más de 500 estudiantes cuando el sismo sacudió la provincia. La localidad, que contaba con 6 mil habitantes antes de la catástrofe, está casi totalmente destruida. Aislada del resto de la provincia, el único acceso es un camino de montaña, que con las fuertes lluvias se ha vuelto casi impracticable.