Notimex
México.- El diputado federal Gerardo Buganza Salmerón, del Partido Acción Nacional (PAN), consideró atinada la postura del presidente Felipe Calderón de coadyuvar a buscar soluciones pacíficas al conflicto entre Ecuador y Colombia.
El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados dijo que al ser México el "hermano mayor" de los países de Latinoamérica, Calderón tiene autoridad para ofrecer su intermediación para que el problema entre esas naciones se resuelva de la mejor manera.

Buganza Salmerón afirmó que la política exterior mexicana ha recuperado "sin duda, muchos de los espacios que se habían perdido, y que en Sudamérica se vea como el hermano mayor".

A su vez, el vicepresidente de la Mesa Directiva, Cristián Castaño, señaló que se recupera la tradición mexicana de mediar conflictos no sólo al hacer un llamado a la paz sino poner los medios necesarias para que haya un buen entendimiento entre las partes.

Expresó que a nadie le conviene un conflicto como el que se puede dar. "México ha refrendado su posición en Latinoamérica, esta buena voluntad del presidente de ofrecerse como mediador siempre y cuando las partes estén de acuerdo", abundó.

Castaño mencionó que Calderón tiene las facultades para establecer estos términos y destacó que "ha tenido cuidado en no tomar parte en el conflicto sino ofrecerse como componedor al usar los medios necesarios, pues tenemos un servicio exterior con amplia experiencia".

El coordinador de la bancada del PRD, Javier González Garza, consideró que está bien que el Ejecutivo federal haya ofrecido la mediación del país para buscar una salida a este conflicto, porque "a nadie conviene un asunto de guerra en América Latina".

Ante ello, subrayó, cualquier esfuerzo que se haga para detener la posibilidad de una guerra en la región debe ser bienvenido, ya que hay una intromisión militar.

En su oportunidad, el diputado Edmundo Ramírez, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuestionó la postura de Calderón de llegar a proponerse como mediador en el conflicto entre los países sudamericanos, pues primero tendría que informar al Congreso.