Notimex
Madrid.- La organización separatista vasca ETA se preparó para atentar antes de agosto de 2006, cuatro meses después de su anuncio de alto el fuego, según reveló en su boletín interno 'Zutabe' 112, publicado hoy por el diario El Mundo.
De acuerdo con la información, los etarras pretendían atentar dos meses después del pronunciamiento del jefe de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso, donde remetía al marco de la constitución 'las decisiones de los ciudadanos vascos'.

Según el boletín de la organización Patria Vasca y Libertad (ETA), esa declaración 'rompía lo acordado' con ella.

ETA 'perdió la paciencia', explicó en su boletín, porque sus representantes y los del Ejecutivo celebraron una reunión en junio en la que el grupo exigió que el gobierno cumpliera el acuerdo.

Tras este encuentro, remitió una carta al presidente. La respuesta fue la declaración de Rodríguez Zapatero el 29 de junio, dando por verificadas las condiciones para negociar.

'El presidente, como había sido acordado, recogió en su proclama que respetaría las decisiones de los ciudadanos vascos, pero limitó el proceso a la Constitución'.

'La organización asegura ahora que el pronunciamiento de Rodríguez Zapatero rompió lo acordado con la banda', señaló El Mundo.

Tampoco la escenificación pública de la reunión entre el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y la formación ilegalizada Batasuna (brazo político de ETA) en julio fue suficiente.

En el boletín ETA asegura que "los ataques represivos del Estado español no pararon", "el gobierno español no iba al fondo político del asunto y estaba convirtiendo el proceso en algo técnico".

Con ello, retrasaba la convocatoria de la mesa de partidos alegando el PSE la inminencia de las vacaciones de verano. Así que, después de realizar "un balance" y 'una reflexión", "ETA se dispuso a una respuesta armada".

La organización relata cómo combinaba las advertencias, como el robo de pistolas en Francia, con la aportación de nuevas propuestas en las mesas de negociación, donde planteó la 'autonomía a cuatro' (Euskadi y Navarra), indicó el rotativo.

'Según el 'Zutabe' 112, después de las dos primeras reuniones de 2007, el proceso quedó roto e hizo falta la intervención de los observadores internacionales y dos reuniones paralelas entre el PSOE y Batasuna y el gobierno y ETA'.

Por una parte, Batasuna realizó su propuesta para llegar a un acuerdo político: "Que los cuatro territorios tuvieran derecho a decidir sobre su estatuto".

El PSOE se negó y Batasuna pidió que se admitiera el derecho de autodeterminación "abriendo la puerta a un referéndum en los cuatro territorios vascos".

La consulta admitiría la posibilidad de constituir un Estado independiente y, si hacía falta, una reforma constitucional. El PSOE, dice ETA, volvió a negarse.

'Por su parte, ETA pidió "distensión" al gobierno y la implantación de mecanismos para acabar "con la ilegalización" de la izquierda 'abertzale' (nacionalista)', agregó.

'También esta mesa se rompió. La banda reconoce que el gobierno estaba dispuesto a cumplir con los compromisos establecidos al principio, pero ya no eran suficientes'.

'Al final, ETA establece cuáles van a ser sus condiciones para la próxima vez: `Sólo en el momento en el que estuviera firmado un acuerdo resolutivo entre partidos, podríamos considerar que hay condiciones para un nuevo alto el fuego en un proceso negociador''.

Por otra parte, ETA asume la 'kale borroka'(violencia callejera)
-hasta ahora había dicho que era una expresión popular- y anuncia que va a seguir utilizándola no sólo en España, sino también en Francia.