Un hombre camina delante de una cartelera electoral del alcalde de Bucarest y candidato presidencial, Sorin Oprescu<br>Foto: EFE
El presidente centrista rumano se enfrentará a un ex ministro socialista el 6 de diciembre en una segunda vuelta electoral, según los resultados parciales difundidos el lunes de los comicios de la víspera.
El duelo será una carrera electoral clave para ayudar al país a salir de una fuerte crisis económica y política.

El presidente Traian Basescu obtuvo el domingo el 32,7% de los votos, mientras que Mircea Geoana obtuvo el 30,1%, anunciaron las autoridades electorales en los primeros resultados oficiales, basándose en un recuento del 85% de las papeletas. El proceso se ha visto manchado por acusaciones de fraude.

Crin Antonescu, el líder conservador de la oposición, obtuvo el 20,3% del voto, quedando tercero entre 12 candidatos y aseguró que probablemente prestaría su apoyo a Geoana.

El gobierno rumano colapsó el mes pasado tras una disputa de la coalición de dos partidos en el poder. El Fondo Monetario Internacional retrasó además el acceso a un préstamo de 1.500 millones de euros (200.000 millones de dólares) diseñado para ayudar durante este periodo de transición.

El presidente es una figura clave para revitalizar el gobierno, ya que escoge a un primer ministro que ha de ser aprobado por el parlamento y que será responsable de formar a nueva coalición.

Geoana y Basescu necesitan el apoyo de los votantes de Antonescu para asegurarse la victoria. Aunque ideológicamente Antonescu y Basescu están más cerca, el partido de Antonescu asegura que el presidente es alguien que genera desconfianza y que quiere apoderarse del parlamento y el gobierno.

Antonescu descartó cualquier alianza con Basescu, a quien describió como un ``demagogo`` y ``populista``. Dijo que apoyaría a Geoana, que lidera a los socialdemócratas, y al que considera como el ``mal menor`` entre ambos candidatos.