París.- El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy abogará ante las autoridades mexicanas por el traslado a su país de una francesa condenada a 60 años de cárcel por secuestro, como parte de la visita que comenzará el domingo en la capital mexicana.
El objetivo "del gobierno francés, del presidente de la República es obtener el traslado a Francia de Florence Cassez", aseguró el portavoz del gobierno, Luc Chatel, a la radio RFI.

La mujer de 34 años fue condenada en primera instancia a 96 años de prisión después de ser detenida hace tres años junto con su novio Israel Vallarta, que reconoció el secuestro de tres personas que estaban retenidas en un rancho del sur de la Ciudad de México.

La sentencia de Cassez fue reducida el martes a 60 años por un tribunal federal, que consideró que había elementos suficientes para responsabilizarla del secuestro de tres personas, pero la absolvió de un cuarto secuestro.

En México la pena máxima que puede cumplir en la cárcel un acusado es de 60 años, con lo que en la práctica la reducción de la condena no modifica la situación de Cassez.

La francesa insistió siempre en que no sabía que su ex novio lideraba la banda de secuestradores conocida como "Los Zodíacos" y denunció irregularidades en su detención, lo cual fue reconocido después por las autoridades.

La policía aseguró que en el momento del arresto la pareja mantenía cautivas a tres personas, incluyendo un niño de 11 años. Sin embargo, la operación tuvo lugar dos veces consecutivas, una real y otra fingida para las cámaras de televisión.

Cassez denunció que su arresto había tenido lugar un día antes de la redada, cuando iba en un automóvil con su novio.

La policía la mantuvo escondida durante la noche y el día de la operación la llevó al rancho y fingió la captura, que fue transmitida en directo por la televisión.

"No seré capaz de soportar otro año en prisión", declaró Cassez en un audio emitido hoy por la radio France: "Me da miedo dormirme a la noche. Me da miedo despertar a la mañana. Es terrible".

Sin embargo, las personas que estaban secuestradas en el rancho
-una madre, su hijo y un hombre de 25 años- señalaron que su voz y su acento se corresponden plenamente con la voz de una mujer que los maltrataba cuando estaban secuestrados.

Es "la misma mujer cuya voz escuché innumerables ocasiones durante mi cautiverio. La misma voz de origen francés que me taladra hasta hoy los oídos, la misma voz que mi hijo reconoce como la de la mujer que le sacó sangre para enviarla a mi esposo, junto a una oreja que le harían creer que pertenecía al niño", escribió en junio del año pasado, en una carta pública, la mujer que estuvo secuestrada 52 días.