Lemic Madrid/Excélsior
Por orden presidencial se ordenó, a partir del 1 de diciembre de 2006, desplegar más de 32 mil soldados en los principales puntos de influencia de los cárteles de la droga.
México, D.F. .- El Ejército celebrará hoy en Monterrey su 59 aniversario y se reconocerá a los elementos de las fuerzas castrenses como los principales protagonistas en la lucha que se ha emprendido contra el narcotráfico durante este sexenio.

Por orden presidencial se ordenó, a partir del 1 de diciembre de 2006, desplegar más de 32 mil soldados en los principales puntos de influencia de los cárteles de la droga.

El objetivo, recuperar los espacios públicos y reestablecer la paz social.

El personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) es calificado por la población civil de México, según diversas encuestas ciudadanas, como la dependencia en la que se tiene mayor confianza, por encima de la Iglesia católica.

Personal del Ejército realizó, la tarde del 21 de enero de 2008, quizá la captura más relevante del sexenio; fue detenido Alfredo Beltrán Leyva, quien es conocido como El Mochomo, uno de los fundadores de la llamada Federación (organización en la que se incluía al cártel de Sinaloa).

Éste es sólo uno de los muchos resultados de la Sedena, ya que durante la presente administración las fuerzas militares han logrado erradicar 102 mil 718 plantíos de mariguana, 15 mil 659 hectáreas de sembradíos de la hierba dormidera, así como 66 mil 188 plantíos de amapola.

En el informe entregado el pasado 19 de diciembre, la Sedena también reporta el aseguramiento de 644 pistas de aterrizaje clandestinas; 105 campamentos; y tres mil 96 secaderos de droga.

Los informes federales detallan que en los últimos 12 meses, también se ha logrado el aseguramiento de cinco mil 873 presuntos delincuentes mexicanos y 126 extranjeros.

Sin embargo, los resultados contra la delincuencia han tenido un costo para la Sedena. De diciembre de 2006 a febrero de 2008 se han registrado 138 muertes de soldados en emboscadas, enfrentamientos directos con sicarios del narcotráfico y accidentes aéreos en combate contra integrantes de cárteles de la droga.