Quitzé Fernández<br>(con información de Jesús Peña)
La tala inmoderada de mezquite para hacer carbón, está causando un daño ecológico severo en el campo de La Laguna; pequeños camiones cargados de leña circulan libremente sin que la ProcuradurIa Federal de Protección al Ambiente actúe, ya que sólo trabajan bajo denuncia previa.
Denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y Ministerios Públicos municipales, han alertado sobre clandestinaje y tala inmoderada de mezquite en los montes de la región Laguna para producir carbón: devastación de grandes poblaciones de árboles, erosión de suelo y falta de oxígenación son las consecuencias.

Ejidatarios culpan a Profepa por falta de apoyo

El 28 de enero de 2008, Guillermo Escobedo Ramírez, comisariado del ejido Menfis II, presentó una denuncia ante la delegación estatal de Profepa, donde señala robo de leña y daños en propiedad privada en los ejidos pertenecientes al municipio de San Pedro de las Colonias: Menfis II, San Isidro, La Campana, Margaritas, Nuevo San Ignacio, El Puerto, La Jococa, Berruelos, Benavides y aledaños.

Recorriendo montes, en zonas desérticas, hay grandes extensiones llanas a causa de la tala inmoderada.

Escobedo Ramírez culpa a leñadores de los ejidos El Nilo, San Patricio y San Nicolás: "Nos están chingando el monte. Grandes compradores están detrás de ellos, hasta dos traileres de carbón sacan por semana".

Aparte, comentó, es común encontrar en las carreteras camionetas cargadas de leña que, al no cumplir con la cantidad de metros cúbicos señalados por Profepa como delito, no los pueden detener.

En La Laguna, según datos proporcionados por Semarnat, hay 12 autorizaciones de aprovechamiento forestal, 7 de ellos en San Pedro de las Colonias, 3 en Viesca y 2 más en Torreón.

Fernando Simón Gutiérrez Pérez, delegado de Semarnat en Coahuila, explicó que el total de permisos otorgados da una superficie de aprovechamiento de alrededor de 18 mil metros cúbicos.

Los permisos se otorgan por 5 ó 6 años, tienen que presentar estudios del lugar y proyectos sustentables de aprovechamiento de recursos naturales: "Nosotros hemos estado vigilantes, al pendiente para evitar la depredación".

Respecto al caso de San Pedro de las Colonias, Gutiérrez Pérez comentó que la conciencia de los leñadores es importante: "Nosotros como instancia federal otorgamos los permisos para que puedan aprovechar la zona, pero obviamente no podemos estar detrás de cada uno de ellos".

Explicó que trabajan de cerca con Profepa: "Ellos han hecho un operativo fuerte por esta zona, han detectado un tráfico de leña. Vamos a considerarla como la policía del medio ambiente, pero ellos no pueden estar siempre vigilando, checando que no extraigan ni un metro cúbico más de lo que debe ser".

Las instrucciones de la Ciudad de México, agregó Gutiérrez Pérez, es actuar con mano dura cuando encuentren irregularidades. Para ello, comentó, es importante la labor ciudadana a la hora de denunciar.

Arturo Pruneda, comerciante de carbón de mezquite, explicó que él producía carbón en la región. Ahora busca otras alternativas: "Yo sé que aquí no tiene futuro el carbón. Semarnat cae en el problema. Ellos tienen una mala planeación, creen que todas las zonas del país son iguales. Son las mismas disposiciones para todos los estados".

Agregó que el carbón de mezquite está destinado a desaparecer porque se está atentando contra la naturaleza, no culpa a los leñadores porque -dijo- tienen varios años haciendo carbón: "Profepa, quien es el órgano de vigilancia de Semarnat, no cuenta con el personal ni con los recursos suficientes para estar vigilando, sólo actúa mediante denuncia".

La compra de carbón, explicó, consiste en que quien lo compra lo saca en un torton hacia otras ciudades, si se lo venden a 2 pesos, él lo vende a 2.20. Al leñador a veces le dan 1.80 o 2 pesos por kilo.

Profepa, insuficiente

Anastasio Carranza García, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, comentó que en 2005 se aseguraron 94 toneladas de carbón de mezquite, en 2006 casi 30, en 2007, mil 528 kilogramos y en lo que va de 2008, 4 mil 720 kilogramos, por el cual hay una persona detenida y uno más en años anteriores.

Carranza García explicó que el principal problema se ubica en la región Laguna, específicamente en los municipios de San Pedro de las Colonias y Francisco I. Madero: "Hay predios que tienen autorización de Semarnat para la extracción de mezquite para la elaboración de carbón y hay predios que no. Los predios que no están regularizados es donde se presenta más, son gentes de ahí mismo, de los ejidos, de las comunidades que de eso viven cuando no hay agricultura".

Anastasio Carranza agregó que hay nombres de implicados en la tala de mezquite, pero es reservado: "Por lo pronto lo que tenemos son las detenciones de las dos personas que se han hecho, en estos casos es una sanción, por lo pronto directa: corporal".

Dijo que las sanciones se pasan a Hacienda para que ellos hagan el cobro, sin embargo hasta el momento no tienen el monto de lo que se ha cobrado.

La Ley General del Equilibrio Ecológico estipula que las sanciones van de 50 a 50 mil salarios mínimos. En realidad, ahondó Anastasio Carranza, depende de muchos factores:

"Depende de que los pesquemos en flagrancia, de que sean reincidentes, de las condiciones económicas de la persona, del beneficio que están obteniendo al respecto al manejar todo esto de manera ilegal".

En La Laguna, específicamente en Torreón, trabajan de esta manera según Anastasio Carranza: "Tenemos una representación, ahí tenemos una brigada de dos personas, que son las que se dedican a ver el trabajo de vigilancia".

El trabajo de vigilancia, según Anastasio Carranza García, son los operativos realizados y los programas de inspección y visita a centros de venta y acopio.

Guillermo Escobedo Ramírez, comisariado ejidal de Menfis II, manifestó que el problema es que Profepa no ha hecho nada: "Ellos trabajan sobre denuncia, hasta de 4 metros cúbicos de carbón (aproximadamente 8 toneladas), pero de aquí salen camionetitas, muchas, con cantidades de 1 ó 2 metros cúbicos y no los pueden detener".

Escobedo Ramírez explicó que allá por el lado de El Puerto, rumbo a Cuatrociénegas, quedan los últimos pulmones de la región: "Desgraciadamente nunca han hecho caso de este problema, los ejidos han puesto denuncias por robo de leña y daño en propiedad privada".

Guillermo Escobedo dijo que en ocasiones encuentran leñadores y les quitan la leña que sacan de su propiedad: "Es algo peligroso, cuando les quitamos la leña discutimos, hemos llegado a los trancazos, Dios no quiera que un día de estos haya una tragedia".

Grave la situación del monte

Rodolfo Sepúlveda Chapa, presidente de la Unión de ejidos del Valle de las Delicias, preside un Comité Municipal de Vigilancia Ambiental Participativa llamado Comisión para Cuidar el Monte, en San Pedro de las Colonias.

Explicó que en noviembre del año pasado fueron a visitarlos autoridades militares, judiciales, estatales, también estuvo el presidente municipal, Arturo Babún.

En aquella reunión les dijeron que los iban a apoyar con unas credenciales que los acreditaban como auxiliares de Profepa: "Hasta la fecha no nos han entregado las mendigas credenciales. El acta constitutiva la tenía que firmar el delegado de Profepa y Semarnat, se llevaron el acta y hasta ahorita ni el acta ni las credenciales".

Rodolfo Sepúlveda comentó que la gente no se siente protegida sin esa credencial, es algo que los ampara: "He estado exigiendo mucho en Torreón con el delegado y el auxiliar, pues que están en Saltillo y que se habían extraviado, puras evasivas, que ya nos las entreguen. Ninguno de los comisariados de los ejidos, que son 30, tienen su credencial".

Agregó que ha habido muchos problemas, han encontrado camionetas con leña, pero el Ministerio Público argumenta que mientras no excedan 4 metros cúbicos no es delito: "Es una tala inmoderada la que hacen, hay un modo para cortarlo. Si tuvieran permiso de los dueños tal vez podrían hacer una tala moderada, racional. Si son arrancados desde abajo ahí se pierden definitivamente los árboles".

- ¿Y sí es muy grave esta situación del monte?
- Sí, para la recuperación de un monte, que se tale de esa forma, tardan años para que se pueda volver a recuperar.

- Si ese carbón lo están haciendo de forma clandestina ¿cómo le hacen para transportarlo?
- Deben de tener las guías (permisos de Semarnat). Las guías salen de un ejido que tiene permiso, con esas se ampara quienes deben transportarlo. Es muy aventurado señalar a alguien que está proporcionan estas guías.

Rodolfo Sepúlveda señaló que la vigilancia que debería de existir de Profepa es nula: "Todas las autoridades nos dieron el apoyo, pero quien debe encabezar cualquier acción es la Profepa porque es un delito federal".

Degradación genética

Rafael Carrillo Flores, ingeniero forestal con maestría en recursos naturales y zonas áridas, enfocado al manejo de población de mezquite, ha realizado muestreos por la zona de Jimulco, en La Laguna de Coahuila y Durango, notando daños genéticos en los árboles.

Rafael Carrillo detalló que allá por los años 40 hubo una tala desmedida de mezquite desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de México: los ganaderos lo veían como una plaga, devastando grandes áreas de árboles y sembrando pasto que no prosperó.

Después, explicó, varios investigadores hicieron estudios para encontrarles alternativas al mezquite, las cuales consistieron en su uso medicinal, para forraje y carbón: "Aún así no se eliminó completamente la tala. En la actualidad sigue siendo un problema, porque el utilizar el mezquite como carbón es una estrategia, considero yo, la menos redituable".

Carrillo Flores la considera como un aprovechamiento desmesurado porque no genera grandes beneficios: "Lo que hacen es un aprovechamiento destructivo. Eliminan casi todo el mezquite, dejan lo que ellos llaman la banderilla, generan un desequilibrio entre la parte aérea del mezquite y la parte subterránea, la raíz".

Además, Carrillo Flores dijo que se provoca un desequilibrio, y muchas veces el mezquite muere: "Lo que hacen es sacar la raíz con cadenas para utilizarlo como carbón, y esa es una forma de aprovechamiento que se desarrolla en todas las zonas áridas donde se hace carbón".

Rafael Carrillo comentó que los problemas de la tala inmoderada es que degradan físicamente al mezquite, en cuanto a la superficie, y hay una degradación genética que no se ve a simple vista, sino que se va dando conforme la planta se va reproduciendo de generación en generación, dejando al mezquite con menor productividad.

Rafael Carrillo dijo que una degradación genética es cuando la afectación viene desde sus moléculas: "Es muy difícil contrarrestar una degradación genética. No se ve, va muy lento y cuando uno la puede observar ya está muy deteriorado".

Agregó: "He notado que existe una degradación genética algo severa, por ejemplo en las poblaciones de la reserva de Jimulco he visto que los mezquites son todavía más arbustivos de lo que pudieran ser, se desarrollan menos".

Sin embargo, agregó que no cree que el mezquite esté todavía en peligro. Se puede iniciar la recuperación de los bosques: "Una deforestación provoca una pérdida de biodiversidad, si hablamos en condiciones de zonas áridas. Aunque sea un desierto no quiere decir que haya especies, hay una gran infinidad de especies".

- ¿Qué provocaría esta deforestación?
- Estamos hablando de pérdida de las especies que están asociadas al mezquite: aves, algunos mamíferos y algunas plantas que toman al mezquite como planta nodriza, que se desarrollan debajo de la cubierta de la sombra del mezquite. Hay erosión del suelo también y evita la erosión hídrica cuando hay lluvias.

- ¿Hay cultura forestal?
- No, pero la gente ya empieza a tomar conciencia forestal. Hay una fuerte presión sobre el mezquite, la gente sigue aprovechando el carbón pese a que les pagan a 2 pesos el kilo, un árbol puede llegar a producir 5 kilos.

Rafael Carrillo le ha dicho en diversas ocasiones a la gente que están vendiendo un árbol a 30, 40 pesos, cuando pueden usar una rama para hacer una artesanía y ganar hasta 400 pesos: "Yo nunca he recomendado el mezquite como uso de carbón. Es un árbol con usos múltiples, se puede aprovechar de diferentes formas, cada parte del mezquite puede estar aprovechada".

Agregó que las hojas y la vaina portan una alta cantidad de proteínas y azucares: "Fue aprovechado desde lo indígenas para consumo humano, hacían atoles, miel, panes. Es medicinal para enfermedades del riñón, del estómago".

Explicó que la goma de mezquite es considerada como sustituto de la goma arábiga, la cual se usa como endulzante en refrescos, alimentos y conservadores: tienen que importarla desde Asia, y al mezquite se le han encontrado las mismas características:

"Algunos refrescos han metido la goma del mezquite como sustituto, la Big Cola viene como goma de algarrobo, en algunos países de Sudamérica se le conoce como algarrobo".

Rafael Carrillo agregó que el mezquite regula la temperatura, genera micro clima propicio para algunas especies y la raíz puede alcanzar 30 metros de diámetro y 15 de profundidad, protegiendo a los suelos de la erosión hídrica.