Notimex
Silva Romero, autor de seis novelas (Relato de Navidad en la Gran Vía, Parece que va a llover, Tic, El hombre de los mis nombres, En orden de estatura y Autogol) dijo que, como en otras áreas de la cultura, lo que pasa en la literatura es una "balcanización".
México, D.F..- La visión que tienen los jóvenes escritores colombianos es que las nuevas generaciones de autores, por lo menos de su país y de México, se encuentran aisladas, se desconoce su trabajo y que a ello ha contribuido la industria editorial de ambas naciones.

Los autores bogotanos Ricardo Silva Romero (1975) y Margarita Posada (1977) señalaron que una opción para solventar ese aislamiento han sido los encuentros Hay Festival y Bogotá 39, que han reunido a promesas de Latinoamérica.

Silva Romero, autor de seis novelas (Relato de Navidad en la Gran Vía, Parece que va a llover, Tic, El hombre de los mis nombres, En orden de estatura y Autogol) dijo que, como en otras áreas de la cultura, lo que pasa en la literatura es una "balcanización".

Para el también autor de un poemario, una obra de teatro y un libro de cuentos, no se sabe qué pasa en los demás países.

Es una situación hasta cierto punto natural, no extraña ni angustiante, porque ha existido siempre, y en parte esto se debe a que la cuestión editorial está muy focalizada, las empresas trabajan para sus propios países y casi no tienen relación con otros, comentó.

Tiene que haber un éxito muy grande o que se publique en España para que los libros se conozcan en otras latitudes, dijo.

Para Margarita Posada, periodista y escritora quien ha publicado dos novelas, De esta agua no beberé, que presentó en 2005 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), y Sin título(1977), del año pasado, opinó que los autores jóvenes latinoamericanos son unas islas. A ello contribuyen las editoriales de la región, pero el Hay Festival y Bogotá 39, han luchado en contra, dijo.

Bogotá 39 fue un encuentro que reunió en 2007 a ese número de escritores latinoamericanos menores de 40 años.