Foto: Archivo
La sobrina de Lugo, distanciada de su tío desde agosto pasado después de que el gobernante dijera que los parientes no se eligen, indicó que la historia de la presunta hija "es un secreto a voces" en su entorno familiar y que el gobernante "quiere tapar una cosa y salta otra".
Asunción, Paraguay.- Una sobrina del presidente paraguayo, el ex obispo Fernando Lugo, desató hoy un nuevo escándalo en el país al asegurar que el gobernante participó el pasado fin de semana en la boda de una presunta hija, una joven de 22 años, y no de una sobrina como se dijo.

"La verdad se tardó 22 años en saberse. Es una pena que sea yo nuevamente la que tenga que salir a desmentir una supuesta prima que no existe", denunció a periodistas Mirtha Maidana, hija de Mercedes Lugo, primera dama y hermana mayor del gobernante.

La sobrina de Lugo, distanciada de su tío desde agosto pasado después de que el gobernante dijera que los parientes no se eligen, indicó que la historia de la presunta hija "es un secreto a voces" en su entorno familiar y que el gobernante "quiere tapar una cosa y salta otra".

El nuevo escándalo comenzó a tomar forma el pasado fin de semana cuando el influyente diario asunceno Abc Color publicó detalles de la participación de Lugo en la boda de una sobrina, Fátima Rojas, en la que hubo "un derroche de buen gusto y exquisitez de la alta gastronomía".

Según la denuncia de Maidana, Fátima Rojas sería hija de Lugo.

"Él mismo se puso en evidencia. Cómo va a irse a la boda de una supuesta sobrina cuando ni siquiera asistió a la boda del hijo de su única hermana, donde estuvieron sus amigos de infancia, la gente del barrio de su querida ciudad", expresó Mirtha Maidana.

"¿Quien financia los lujos del Presidente y por qué?", titula hoy en portada el rotativo, que ilustra la información con fotografías de Lugo en momentos en que llegaba a la fiesta en un imponente todoterreno que, según Abc Color pertenece a un poderoso empresario.

El periódico también indica que el novio, Luis Paciello, fue favorecido con un jugoso empleo en la hidroeléctrica de Yacyretá, que Paraguay comparte con Argentina, y recoge declaraciones de la madre de la joven, Teresita de María Rojas, docente y bancaria, de 55 años.

"Siempre frecuentaba mi casa cuando Fernando (Lugo) era sacerdote. Le llevaba a la casa", recalcó Mirtha Maidana al comentar que la supuesta hija del jefe de Estado tiene la misma edad de uno de sus hijos.

El gobernante "ha dejado hijos por todos lados y no los ha reconocido", aseveró Mirtha, que a mitad de año fue acusada por la prensa de cobrar un salario como docente en la función pública sin trabajar, tras lo cual Lugo expresó que los "los parientes son los peores (no se escogen)".

Lugo afronta dos demandas de filiación tras reconocer en abril pasado como hijo suyo a Guillermo Armindo, de dos años, nacido cinco meses después de renunciar a su estado clerical para dedicarse a la política, fruto de una relación con Viviana Carrillo.

Benigna Leguizamón, de 27 años, lo demandó al asegurar que uno de sus hijos, de seis años, nació cuando trabajaba como limpiadora en la diócesis de San Pedro, centro, la región más pobre del país, en donde Lugo fue obispo entre 1994 y 2006.

En la otra causa, Lugo tramitó hoy el rechazo por improcedente de la demanda de paternidad promovida por Hortensia Morán, de 40 años, que asegura que su hijo Juan Pablo, de casi dos años, es también hijo del gobernante.

Su abogado, Marcos Fariña, explicó que Morán, profesora y directora de una guardería social en Capiatá, cercana a Asunción, reclama que se otorgue a su hijo el apellido del jefe de Estado "estando legalmente casada con otra persona y sin haberse divorciado".