Excésior
Durante casi 30 años el cineasta acarició el sueño de adaptar las historietas de Hergé al cine. Ayer presentó la película sobre este reportero
BRUSELAS.- "Era nuestro deber traer a Tintín al lugar donde nació", dice entusiasta Steven Spielberg, quien se ha convertido en un auténtico héroe para cientos de belgas que lo abrazan y retratan en la concurrida alfombra roja de Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio.

El Rey Midas de Hollywood se muestra orgulloso por su más reciente creación, cocinada a dueto con Peter Jackson y que representa la primera producción animada y en 3D en la que ambos participan. La cinta, basada en el famoso personaje creado por Georges Remi Hergé, se estrenará la siguiente semana en Europa y a América llegará a finales de año.

También acepta las similitudes que el largometraje guarda con otro de sus clásicos, Indiana Jones, lo cual, asegura, se debe al género de aventuras que ha manejado en más de una docena
de producciones.

"Son similares porque ninguno de los dos son superhéroes, más bien son seres humanos a los que les pasan cosas. Todas las películas de aventuras deben tener un gran misterio y perseguir una meta por la que luchan desde el principio hasta el final. En ese sentido, también podrían ser parecidas a todo lo que he producido en Hollywood", menciona el
ganador del Oscar.

Durante la charla con representantes de medios de comunicación en el Hotel Amigo, de Bruselas, Spielberg, el actor Jamie Bell, y la productora Katheryn Kennedy, hablaron sobre las razones que los impulsaron a trasladar al cine al que es, prácticamente, un héroe nacional en Bélgica.

"Leí los libros de Tintín cuando tenía 30 años y me convertí en un niño nuevamente y en un fan inmediato. Sabía que él y yo teníamos una cita que concretaríamos en algún momento de la vida", recordó el cineasta, quien lamentó que la serie de libros jamás se haya editado en Estados Unidos.

También recordó la única conversación que tuvo con Hergé (autor del cómic), tres semanas antes de morir.

"Hablamos sobre la posibilidad de adaptar sus libros tres semanas antes de que se fuera... fue una de las llamadas más emocionantes
de mi vida.

"Creo que Hergé amaría la película, es algo que honestamente pienso porque creo que lo hicimos de una manera muy similar a la suya,
pero en cine."

El autor de clásicos del séptimo arte como E.T. dijo que esperó casi tres décadas para adaptar Tintín al cine porque quería contar con la mejor tecnología para hacerlo justo como lo había imaginado.

"En los 80 ni siquiera consideraba que pudiera ser animada, pero la tecnología ha avanzado tanto que llegó el momento perfecto para llevarla al cine con esta técnica de motion capture", explicó.

Siguiendo como base el hiperrealismo animado visto en películas como El expreso polar, Beowolf o Final Fantasy, la dupla formada por Spielberg y Jackson digitalizó las expresiones y movimientos de sus actores, entre ellos Jamie Bell, conocido por su interpretación de Billy Elliot.

"Me siento muy emocionado y muy honrado de la bienvenida que me han dado en Bruselas, la cultura nativa de este personaje. Estar aquí es simplemente fantástico", dijo el intérprete, quien aceptó sentir cierta presión ante la popularidad de Tintín.

"Sientes presión, pero no te puedes dejar arrastrar por ella, solamente debes hacer tu mejor trabajo y dejarte llevar por el carisma y amor que tiene el personaje", pronunció.

Bell también agradeció trabajar por primera vez bajo las órdenes de Spielberg, al que calificó como uno de los grandes realizadores de nuestros tiempos.

"Es un gran cineasta, es uno de esos que marca a generaciones completas. Es uno de los grandes en la historia del cine. Como director te puedo decir que es muy dulce, que ama a los actores, que es cálido y que adora a Tintín, lo cual es muy bueno."