Notimex
La Secretaría de Hacienda expone que al final del año se espera una acumulación neta de reservas internacionales por más de tres mil millones de dólares, con todo y la venta de divisas
La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sostuvo que las intervenciones en el mercado cambiario no significan el despilfarro ni el saqueo de las reservas internacionales, ya que éstas aumentarán al final del año.

En el Informe Semanal de su Vocería, la dependencia expone que al final del año se espera no una pérdida sino una acumulación neta de reservas internacionales por más de tres mil millones de dólares, aun con todo y la venta de divisas.

"De esta forma, las intervenciones en el mercado cambiario significan un cambio en la composición del balance del banco central, no el despilfarro ni el saqueo de las reservas internacionales, las cuales aumentarán al final del año".

En la nota informativa "El futuro previsible de las cuentas externas, las reservas y el tipo de cambio", considera natural que en períodos de crisis el comercio internacional, reflejando la capacidad de consumo de los agentes, tienda a expandirse a un menor ritmo o incluso a disminuir.

En esta crisis, el menor dinamismo en el intercambio de bienes y servicios entre naciones no es la excepción, y pone como ejemplo la desaceleración en el comercio exterior de China y Japón.

Refiere que el año pasado México aumentó en 8.6 por ciento las transacciones comerciales con otros países, "pero veníamos haciéndolo a un ritmo promedio de 13.5 por ciento. Específicamente, México ha reducido su comercio total con el mundo en los últimos tres meses, desde que la crisis financiera se profundizó".

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, la contracción del comercio ha sido de 15.4 por ciento en promedio mensual (18.8 por ciento en enero pasado, según cifras oportunas) después de aumentar 3.4 por ciento en promedio cada mes durante febrero-julio de 2008.

Las exportaciones mexicanas han disminuido 25 por ciento durante los últimos tres meses, pero más lo han hecho las importaciones (28 por ciento menos), lo cual ha reducido el déficit comercial a un nivel de mil 557 millones de dólares en enero pasado, 31 por ciento menor al déficit de enero de 2008.

Sin embargo, para todo 2009 se anticipa un aumento moderado en el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos, el cual pasará de 15.5 mil millones de dólares, en 2008, a 24.1 mil millones en 2009, debido prácticamente a que se esperan menores ingresos por exportaciones de petróleo por causa el bajo precio internacional.

De manera similar a lo que sucede con el comercio, los menores flujos de capital, especialmente de inversión extranjera directa (IED), no son algo exclusivo de México, donde ésta se redujo 31.6 por ciento el año pasado.

Otras economías emergentes ya reportan tal comportamiento, como Brasil, que anunció una caída en la IED de 60 por ciento entre enero de 2008 y enero pasado.

A pesar de que para 2009 se espera que la inversión extranjera en México sea menor que el año pasado, el superávit de la cuenta de capitales se elevará 6.5 mil millones de dólares, para ubicarse en 27.5 mil millones, 31 por ciento más que el registrado en 2008.

"Por lo tanto, no existen fundamentos para anticipar problemas de financiamiento del déficit en cuenta corriente durante el año, puesto que es sanamente financiable por el superávit esperado en la cuenta de capital".

El hecho de que el superávit de la cuenta de capitales supere el déficit corriente, hace posible que el sector público pueda poner a disposición del privado, por medio del Banco de México, unos 19 mil millones de dólares en todo el año, lo que apoyará una ordenada operación del mercado cambiario, sin arriesgar el nivel de reservas.

En suma, añade, para 2009 se estima que el déficit de la cuenta corriente esté más que compensado por la entrada neta de capitales, que bastará para mejorar el funcionamiento del mercado de divisas y acumular, no perder, reservas internacionales.