Madrid, España.- Rafael Nadal, segundo favorito y número dos del mundo, alcanzó los cuartos de final del Masters Series Madrid tras batir al británico Andy Murray (7-6 (5) y 6-4) insistió en que hubo un momento del segundo set en el que se encontró ahogado, igual que su rival, ya que el encuentro fue de un notable desgaste.
"Me he sentido un poco ahogado pero es normal porque llevo mes y medio sin competir. Yo me quedé ahogado pero él también", destacó Nadal que hoy jugará contra el argentino David Nalbandian en cuartos de final a primera hora. "Es mejor para mí jugar a las ocho que no a las cuatro, descansar un poco más".

Nadal se mostró satisfecho con el nivel que ofreció ante Murray. "Ha sido un partido muy completo. Los dos hemos jugado bien con puntos largos. Pero hemos jugado a un nivel alto y a una gran intensidad. Me he sentido contento, porque las piernas me respondían bien y, para mi juego, es muy importante eso. He ganado a un tenista que está a un gran nivel y más en estas pistas. Si no se hubiera lesionado estaría entre los ocho mejores tranquilamente", dijo.

El tenista balear no quiere pensar más allá del encuentro contra Nalbandian, con el que nunca ha jugado.

"Pienso que mañana tengo un partido muy difícil contra Nalbandian, que es muy complicado, con un talento increíble. No pienso en Federer. Doy la razón a Murray en lo que ha dicho, que Federer es favorito, pero sólo pienso en Nalbandian", dijo Nadal, que considera a su adversario cualificado para ponerle en serios apuros, especialmente en una superficie como la del Telefónica Arena.

"Esta es una de las pistas donde he perdido más partidos este año, pero también es lógico porque es donde hay más partidos a lo largo de la temporada. No se me da tampoco especialmente mal, pero, la diferencia que puedo marcar en tierra, en esta pista no la marco. Ni Federer ni Djokovic, especialistas en cemento, ganan fácil tampoco", indicó.

"Nalbandián tiene razón y me puede ganar en esta superficie, es cierto, pero también podría hacerlo en tierra", concluyó.