Notimex
Washington.- El Banco Mundial señaló hoy que la diversificación de los agricultores mexicanos hacia cultivos de mayor rentabilidad permitiría aliviar el impacto que tienen las crecientes importaciones de productos como el maíz.
La institución indicó además que el incremento en las importaciones mexicanas de maíz no ha sido resultado de una baja producción, sino del aumento del consumo y la resistencia de pequeños productores a elevar sus volúmenes, así como una escasez de tierra de cultivo.

'Lo interesante en México es que la producción de maíz no ha bajado. Es la franja entre el creciente consumo y la producción (la que ha crecido), que ha sido enfrentada con un aumento de importaciones', señaló Alian de Janvry, economista del Banco Mundial.

De Janvry, coautor del Reporte Mundial de Desarrollo presentado este martes en la víspera de la reunión anual de otoño del Banco y el FMI, dijo que esta resistencia de los pequeños productores -que sólo cultivan para su consumo- impide responder a una mayor demanda.

'Creo que la clave es que esos pequeños productores deberían moverse más hacia cultivos de mayor valor, ya que además la tierra escasea', dijo el experto.

Aunque admitió que este reacomodo no será posible sin las herramientas necesarias como son la inversión, tecnologías e información.

'La respuesta clave es invertir para adquirir nuevas tecnologías, para conectar a los nuevos mercados, tener acceso a crédito, que es escaso y conectar a las oportunidades del mercado internacional', agregó.

La directora sectorial del Banco Mundial para Latinoamérica y el Caribe, Laura Tuck, indicó por su parte que uno de los aspectos 'interesantes' del mercado del maíz tiene que ver con el tema de los biocombustibles.

'Se ha visto que los precios del maíz están siguiendo un poco los precios del petróleo, y de hecho se han incrementado. Esto es preocupante en algunas dimensiones, pero para los productores ha sido algo bueno', apuntó Tuck.

La reunión anual de otoño del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzará este sábado y concluirá el próximo lunes en la capital estadunidense.